La Cueva de la Hidra

La Agenda de la Vergüenza

Hoy es Día Internacional de la Mujer, fecha que impulsada por la Organización de las Naciones Unidas se celebra en todo el mundo. Es un día en que se llama la atención a nuestra agenda de preocupaciones.

Las mujeres que cada día hablamos más sobre empoderamiento de género y tenemos la oportunidad de acceder a espacios o puestos de decisión, gracias a un oficio o profesión que así lo favorecen, venimos utilizando un discurso que busca erradicar prácticas bárbaras e injustas que siguen viviendo muchas mujeres en el país, sin embargo, las condiciones de vida de muchas no han cambiado, indignan, siguen siendo injustas.

La paridad a puestos de elección no basta. Hay que ir más allá. Hablamos y discutimos, entre nosotras. Deliberamos y escribimos para nosotras. Se formulan tesis y se lucha por emitir leyes sobre el tema, como se ha venido haciendo, pero se tiene que estar más cerca de quienes padecen pobreza, atraso, ignorancia, violencia, injusticia, desigualdad; involucrarnos en su realidad es de la mayor importancia, trabajar en ello de cerca, llevarlo al plano de la discusión y elaborar soluciones de primera mano, habiendo acompañado a estas mujeres en sus esfuerzos. Necesitamos pasar de la estadística a los nombres, a las caras, a las historias, a los casos que como únicos, no volverán a tener la oportunidad de una vida mejor, que pasará su tiempo sin que el desarrollo, la era de la información, la justicia y la felicidad las alcance.

Hace veinte años se reunieron 17 mil mujeres en Beijing representando a 189 estados miembros de las Naciones Unidas. De entonces a la fecha, la violencia contra las mujeres en el país, se ha visibilizado, primer paso para atenderla y avanzar en disminuirla. La práctica social de respeto al género, sin embargo, está lejos de ser un hecho. El acceso al empleo bien pagado, igual que el de los varones, no es un una realidad generalizada, a pesar de que en la industria manufacturera, por ejemplo, el 34 por ciento de quienes trabajan en ésta son mujeres, el 45 en el comercio o el 50 en el ramo de los servicios.

Hoy, las mujeres representan más del 51 por ciento de la lista nominal de personas con credencial para votar y de quienes acuden a las urnas, el 60 por ciento también lo son. El 7 de junio, ellas decidirán el rumbo de los próximos tres años. Más allá de la paridad de género a puestos de elección, ha de garantizarse el respeto pleno de los derechos de las mujeres en la vida pública y privada.