De monstruos y política

500 mexicanos

Se agradece la propuesta de un grupo de ciudadanos para una salida democrática a la crisis nacional: crear en 2015 una "Candidatura Única Legislativa" con 500 mexicanos provenientes de la sociedad.

Porque queremos, podemos.
Porque podemos, también queremos.

Los 500

Ante un México que muere y otro que no nace, se agradece la propuesta de un grupo de ciudadanos para una salida democrática a la crisis nacional: crear en 2015 una Candidatura Única Legislativa con 500 mexicanos no provenientes del actual sistema de partidos, sino de la sociedad.

Dicha propuesta es para tomarse en cuenta, pues es la construcción de una vía constitucional para transformar la indignación e injusticias en una nueva mayoría legislativa que tenga como mandato fundamental utilizar la vía electoral hacia una nueva Constitución.

No hay que confundir las vías, con los obstáculos y la realidad siempre encuentran salidas de manera inédita. ¿Es posible construir nuevas realidades políticas que nos permitan lograr grandes soluciones?

Paradójicamente esta propuesta nacería de la crisis del sistema de partidos y donde el PRI como partido gobernante lleva la delantera en su representación de los poderes fácticos, la corrupción y su intención autoritaria.

Como alternativa, ciudadanos y jóvenes no pueden respaldar un sistema de partidos en descomposición, ni integrarse a ellos, pero sería un error si se alejan del ejercicio de la política y no luchan por ganar los espacios de decisión: eso es revolucionario y hacer la revolución.

Una tarea política revolucionaria es impedir una nueva frustración generacional, pues eso fortalecería a los poderes dominantes que han llevado al país al estado actual de
fracaso. Una nueva frustración no llevaría a mayor conciencia y participación, sino al desencanto y la ausencia para que las minorías fácticas sigan gobernando.

El voto por 500 mexicanos para llevar a la Cámara de Diputados a 300 por mayoría y 200 plurinominales, surgidos de una Asamblea Nacional Constituyente Ciudadana (ANCC) como propuesta de una amplia gama social y política de movimientos locales y nacionales forjados en el combate a la corrupción y contra la violencia; de los movimientos campesinos y sindicales; indígenas, migrantes y contra las reformas privatizadoras de la energía; de los movimientos contra los monopolios; de la academia, la ciencia, los movimientos ecologistas, de la diversidad, la lucha por los derechos de los discapacitados y el género; los orgullos deportivos; los liderazgos de las pequeñas y medianas empresas; periodistas e investigadores; artistas e intelectuales, harían la diferencia.

Una ANCC que evite la dispersión y fragmentación prevista por registros indiscriminados y desarticulados de candidatos independientes que solo favorecerían la división para legitimar al sistema de partidos obsoleto y a un Poder Legislativo paralizado.

La propuesta de 500 mexicanos provenientes de la lucha y la visión renovada del país obligaría a cambiar las reglas de la política donde impere la visión de lo nacional y no la carrera individual de los personajes. Que una ola ciudadana se lleve al PRD, PT, MC y Morena, los cuales por decisión propia pueden ser parte o solución del problema.

La propuesta tiene el mérito de ser una vía constitucional que arrincone al sistema de partidos; creando una realidad distinta, propositiva y legal, que transforme el abstencionismo en propuesta para sumar y cambiarlo.

El llamado a respaldar con el voto a estos 500 mexicanos comprometidos en una Candidatura Única Legislativa, con un programa, tiene como clave sustituir:

500 en bloque legislativo contra 500 diputados divididos en minorías.

500 parlamentarios ciudadanos por 500 diputados de partido.

500 leyes liberadoras por 500 que propician la corrupción.

500 reglas escritas y trasparentes por 500 reglas “no escritas” y 500 discrecionales.

500 mexicanos con una misión de reconstrucción nacional por 500 intereses fraccionales de partido.

500 recursos naturales para el bien nacional contra 500 prácticas depredadoras entregadas a la especulación y a la explotación irracional de nuestra naturaleza.

500 productos nacionales a proteger en el mercado interno y promover en el exterior por 500 quiebras en las ramas industriales nacionales.

500 medidas de una política hacendaria justa y equitativa por 500 contra los sectores productivos.

500 mexicanos electos por sus comunidades para rendir por 500 designados al servicio de las jerarquías partidarias.

500 años de un futuro justo y posible por 500 lamentos.

500 orgullos nacionales por 500 divisiones y pesimismos.

500 utopías realizables por 500 discursos demagógicos.

500 actos de justicia por 500 impunidades.

El programa de la Asamblea Nacional Constituyente Ciudadana es 500 por 500.

Bienvenida la propuesta y el llamado a discutirla.

www.marcorascon.org

http://twitter.com/MarcoRascon