De monstruos y política

10 independientes más y la reforma necesaria

Indudablemente hay que estar a favor de la última resolución del supremo Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, el cual resolvió y ordenó ayer al INE reimprimir las boletas del 5 de junio e incorporar a otros 10 candidatos independientes para ser votados. En total serán 21.

La resolución del TEPJF estableció como criterio final, ante la falta de "certeza, objetividad y legalidad" de la compulsa realizada por el INE, que decidan las urnas, haciendo evidente la falla jurídica del proceso de elección y de la convocatoria misma acordada en el Senado.

¿Por qué es importante esta resolución? Porque establece como precedente, que los criterios y procedimientos establecidos hasta hoy para las candidaturas independientes son obsoletas, ya que existe una política deliberada de obstrucción a la representación directa de los ciudadanos a los cargos de elección popular. Demostró que la ley y el INE tienen criterios arcaicos, frente al avance tecnológico para hacer valer la voluntad ciudadana. Esta resolución habrá de establecer el voto electrónico, por ejemplo.

Sin embargo, la resolución del tribunal tambien es un enredo, pues el 12 de mayo —en mi caso— me fue notificada resolución del mismo tribunal contra mi alegato de falta de "certeza, objetividad y legalidad" del INE, argumento que utilizaron los mismos magistrados para resolver la inclusión de los 10 y la exclusión de la mía. Quedará para el museo de las aberraciones las 67 mil firmas validadas a mi favor, que serán mayores a los 35 o 40 mil votos que tendrá cada diputado constituyente de los 60 para ser electo.

Tras mi impugnación al INE en la revisión me fueron reconocidas 6 mil firmas más de las "no encontradas", y ahora que se reconoce de manera genérica que el INE faltó a la "certeza y objetividad", el TEPJF me excluye del derecho a ser votado, estando en el mismo caso y faltando a la equidad que establece la ley suprema.

Creo que, más allá de los desatinos e irregularidades de las autoridades electorales, para avanzar en la cultura democrática es importante respetar al árbitro; sin embargo, hay que reconocer que cuesta trabajo sostener esta determinación, pues para este caso Constituyente tenía el derecho propio, la trayectoria e independencia comprobada para estar en la boleta y, en todo caso, ser aceptado o desechado por el voto popular.

A los que fueron incluidos, congratulaciones por haber librado la injusticia.

En mí caso, vale la experiencia y nos vemos en el 2018.

www.marcorascon.org
@MarcoRascon