De monstruos y política

La estrategia de la anulación

Este no es un texto sobre el voto nulo, sino de la estrategia del poder dominante para anular a los opositores.

La marca mexicana de enfrentar a opositores contra opositores, hoy cuenta con ingenuos y provocadores de gran utilidad para el régimen:

Moni de Swan, presidente de la Cofetel, por oponerse a intereses del monopolio Televisa, hoy enfrenta varios juicios encabezados por la Secretaría de la Función Pública. Anulado.

Purificación Carpinteyro, la crítica y denunciante de Televisa y Tv Azteca y su telebancada, es obligada a renunciar a los debates de telecomunicaciones por “conflicto de intereses”, usando una frase en una grabación ilegal editada. De lo que ella acusaba, fue señalada. Anulada.

MVS, la empresa de radio y tv en competencia con los intereses monopólicos de Televisa, cuyos intereses defendía Carmen Aristegui con argumentos sólidos, terminaron ambos en una enconada disputa, para regocijo de los poderes fácticos que cuestionaban. Anulados ambos.

Javier Corral, denunciante y opositor de la ley Televisa y las contrarreformas en telecomunicaciones, es cuestionado y aislado desde su mismo partido y acusado de ser agente de Telmex. Encapsulado.

AMLO, que nunca ha visitado una cárcel en solidaridad con nadie y pocas veces, de manera superficial, se pronuncia sobre el tema de la violencia, lanza a sus intelectuales contra el Movimiento por la Paz encabezado por Javier Sicilia acusándolo de “derechista”. Inexplicable.

En Oaxaca y Guerrero, la Ceteg y la CNTE con el boicot electoral, ayudaron al PRI a recuperar Guerrero y preparar Oaxaca para el regreso de este partido al poder local. Anulados todos.

En el INE, cuando se debatía retirarle el registro al PVEM siendo el partido de Televisa y Tv Azteca, Lorenzo Córdova con una grabación ilegal que nadie investiga su origen, al igual que Carpinteyro, es desacreditado. Encapsulado y todos los consejeros electorales, amenazados.

En el DF, la fuerza histórica de la izquierda se divide y confronta, olvidando al enemigo principal. Suma cero.

Denise Dresser, la analista central del noticiario de Carmen Aristegui, enfrenta una campaña donde se “descubre” que “no es de izquierda”, una “infiltrada” se dice. Un misterio de la cruda electoral, la lucha por la pureza ideológica, cuando justamente predomina la división y la confusión. Los acusadores de Dresser se anulan.

Para los poderes dominantes, nada mejor que la neutralización del enemigo con otro enemigo.

Hasta hoy esa estrategia es una máquina perfecta.

www.marcorascon.org

http://twitter.com/MarcoRascon