De monstruos y política

¿Qué es un candidato independiente?

Como diría el clásico: ¿es un pájaro? ¿Es un avión? ¿Un ser que nace de la nada? ¿Independiente de qué? ¿Sin intereses, sin historia ni memoria? ¿Cuál es el independiente puro? ¿Existe?

A todo puede escapar el ser humano, menos a la relación política. La política es lo que nos distingue de otras especies animales. El instinto de la política está hecho de intereses, de la razón y el lenguaje, para la creación de derechos y deberes. Por eso, a todo ciudadano, pertenezca o no a un partido político, nada de lo humano le es ajeno (Marx).

Los partidos fueron creados por las democracias representativas para representar intereses sociales (Lasalle). Los partidos son, teóricamente, voluntades colectivas. Malamente, un sistema político se atrofia cuando los partidos pierden singularidad ideológica y programática, lo que hace que pierdan el sentido de representar el interés público" al que se deben.

Las candidaturas independientes en México son una consecuencia de la imperfección del sistema de partidos y han surgido de un Estado fallido de la democracia representativa.

En el caso de la transición política mexicana, el sistema de partidos surgió con una deformación genética: heredó del viejo régimen el sistema corporativo y clientelar. Las reformas políticas han sido para ellos, no para la sociedad. En este caso: el peligro es un proceso constituyente para los partidos, sin la sociedad.

Aunque todos son ciudadanos (los que son parte de partidos, como los que no), las candidaturas independientes son distintas a las de los partidos, pues unas surgen directamente de la sociedad y las otras de un acuerdo interno de los partidos.

Los partidos mexicanos luchan por el poder para ellos, utilizando el derecho de todos a votar, impidiendo el derecho libre de otros ciudadanos a ser votados. Un candidato tiene un juicio independiente cuando nace del apoyo ciudadano y no debe someterse a un acuerdo sectario. Pero también, un candidato independiente debe construir fuerza y organización política en la sociedad, pues la soledad de la independencia puede llevarlo al incumplimiento de sus metas.

Los partidos ven con desconfianza a los candidatos independientes, pues expresan su crisis de representación.

Las candidaturas independientes ante el sistema electoral son una demanda a que el sistema de partidos se reforme. Las candidaturas independientes deben convencer no con la imagen sino con trayectoria, propuestas, ideas y libertad de crítica.

Las candidaturas independientes, hoy por hoy, son factores de cambio.


www.marcorascon.org
@MarcoRascon