De monstruos y política

El Huerto Roma Verde

Hace 30 años, parte de las obras arquitectónicas de Mario Pani pasaron de ser símbolos de la modernización de la Ciudad de México a lugares de tragedia: Tlatelolco y el Multifamiliar Juárez.

En el Multi (así conocido en toda la Roma), el derrumbe del Edificio C-4 y posteriormente la demolición del A-1, el B-2 y el C dejaron áreas que hoy son parte del patrimonio ecológico de la ciudad y de la comunidad que las rodea.

Ya desde 1985, tras las demoliciones de los edificios sin posibilidades de reparación, el entonces director del Issste declaraba: “No se construirán ahí nuevos edificios y vamos hacer en su lugar espacios verdes”.

Durante más de 25 años aquella área permaneció cercada, abandonada, convertida en basurero pese a albergar majestuosas palmeras como las que vimos durante años en Xola y avenida Cuauhtémoc.

Hace menos de 5 años, tras la batalla de los vecinos del Multifamiliar Benito Juárez por acabar con el vandalismo y la idea de que el espacio público “no es de nadie” o “es del gobierno” y por tanto puedo usarlo como basurero o apropiármelo por encima de los derechos de otros, hicieron de esa zona un ejemplo de rehabilitación urbana y coinversión con recursos sociales, de trabajo comunitario, aportación privada, vecinos e instituciones como el Issste.

Al día de hoy, en donde hubo gran mortandad y tras la demolición de los edificios donde se oyeron los gritos de ¡Viva el Multi! hace 30 años, se ha construido el Huerto de la Roma Verde que ha logrado construir un espacio abierto, con reglas de convivencia y administrado por la sociedad que ha convocado a más de 60 grupos de jóvenes, artistas, colectivos de la tercera edad, practicantes de yoga, ecologistas y talleristas; visitado por niños y estudiantes que conocen la siembra de las verduras, hierbas y especies; que genera sus propios fertilizantes y que de fauna nociva hizo con un gran gateario y donde hay peces, gallinas y conejos.

El Huerto de la Roma no solo genera sus propios recursos, sino que se encuentra en proceso de institucionalizar su permanencia mediante convenio con el Issste, pues, definitivamente, este se ha convertido en un ejemplo de cultura de la salud, exitoso y reconocido nacional e internacionalmente.

El proceso del Huerto de la Roma es el mejor homenaje a las víctimas, vecinos y rescatistas de hace 30 años del Multi, de la sociedad, para la sociedad.

Por eso, su proceso es irreversible y es modelo de una sana relación de vecinos, cultura comunitaria e instituciones, como el Issste.

www.marcorascon.org

http://twitter.com/MarcoRascon