De monstruos y política

Eduardo Galeano

Hoy América Latina ha perdido una parte de su corazón, de su garganta y de su alma.

Uno de los poetas que más la defendió, que más la quiso, que mucho nos enseñó de ella con sus memorias de fuego y sus venas abiertas se ha ido.

Hace apenas unos días el embajador de Uruguay en México, Jorge Alberto Delgado Fernández, le comentaba al secretario de Cultura del Distrito Federal, Eduardo Vázquez, sobre la delicada salud de Eduardo Galeano, pues se planteaba extenderle invitación para que estuviera en octubre durante la Feria del Libro de la Ciudad de México, dedicada al Uruguay en conmemoración por sus 30 años de transición política tras las sangrientas dictaduras militares que ultrajaron, por más de una década, a la república oriental. La feria estará dedicada a Uruguay y sus escritores y poetas. Galeano estará aquí.

Ante su muerte, no sabemos qué haremos en los días siguientes/ Irnos a China o Guatemala, país ocupado que sigue estando ocupado/ quizá nos mande un Reportaje de Los días del leóny otros relatos/ festejando a Sumajestad el futbol/ por Las venas abiertas de América Latina/ viendo Siete imágenes de Bolivia/ dolido por la Violencia y enajenación/ o esas Crónicas latinoamericanas/ de un Vagabundo oyendo la Canción de nosotros/ Conversando con Raimón, durante los Días y noches de amor y guerra/ cuando La piedra arde/ y hace presentes las Voces de nuestro tiempo/ para siempre tener la Memoria del fuego/ e inspirar las Aventuras delos jóvenes dioses/ desde donde se asoma una Ventana sobre Sandino/ cuando reconoce la Contraseña del pueblo/ en la larga noche de La encrucijada de la biodiversidad colombiana/ pues hubo El descubrimiento de la América que no fue y otros escritos/ donde existió El Tigre azul/ que nos llevaron al Libro de los abrazos/ que también enseñaron a Nosotros decimos no/ para América Latina entenderte mejor/ y por eso nos dio Palabras: una antología personal/ y lo que significaba Ser como ellos/ mejor Amares y Palabras andantes/ pues todo es Úselo y tírelo/ y mejor El futbol a sol y sombra/ Patas arriba: Escuela del mundo al revés/ Que leyeron su Carta al ciudadano 6000 millones/ en las Bocas del tiempo / preparando El Viaje/ y por eso escribiendo la Carta al señor del futuro/ en este mundo de Espejos donde todos nos reflejamos/ pues somos Hijos de los días y al final…/siempre y como libro póstumo: su homenaje a las Mujeres.

Todos los títulos de la obra de Galeano, son juntos una narrativa de mensajes dignificantes de un mismo universo.

Que vaya en paz.

www.marcorascon.org

http://twitter.com/MarcoRascon