A la intemperie

De la renovación moral al sistema nacional anticorrupción / II

Esperaba continuar más o menos de manera lineal con el tema del tránsito de la renovación moral al Sistema Nacional Anticorrupción, pero lo central de estos días no admite demora; acaso no solo en política el timing lo es todo, o casi todo. Aunque pensándolo bien, el tema de la semana ocupa literalmente un espacio intermedio entre la renovación moral y la corrupción. Me explico, o cuando menos lo intento.

Cualquiera que haya ido unos años a la escuela y esté medio al tanto de los asuntos públicos, podría deducir que el fatídico comunicado #129 de la SEP, ese que anuncia la suspensión indefinida de las fechas publicadas para la evaluación de los maestros, fue promovido y redactado en la Secretaría de Gobernación. Poco importa, aunque no es tema menor, que su emisor debiera ser otro. 

Promovido, porque desde el inicio de la actual administración ha sido evidente que es Bucareli el que mantiene al movimiento delincuencial de la CNTE, convirtiéndolo en su marchante, en una relación que en ocasiones adquiere preocupantes tintes simbióticos. Como si la “gobernabilidad” a la que se refería ayer Carlos Puig no significara resolver problemas, sino simplemente contenerlos.

Redactado, porque sí que sería imperdonable que desde la propia Secretaría de Educación se hablara de suspender las fechas, como si este próximo 15 de junio, día previsto para iniciar las evaluaciones obligatorias de quienes desempeñan funciones de docencia, pudiera suspenderse indefinidamente en el tiempo. Claro que la cosmogonía de la coordinadora busca eso, que el tiempo se suspenda, de tal forma que no se reconozca que el mundo es otro y el país cambió. ¿O en verdad cambió?

Poco importa quién ha firmado el comunicado. Es claro que alguien, en algún lugar que no fue el escritorio que alguna vez ocupó Vasconcelos y otros tantos ilustres mexicanos, convenció en mala hora al Presidente de que violar la Constitución por parte del propio Ejecutivo y poner en entredicho su compromiso con el estado de derecho era preferible que enfrentar la dura realidad con la ley en la mano. Como primer paso para reconocer dicho error, por un motivo que simplemente pudo haberse informado a través de un comunicado de prensa, el propio secretario de la Defensa Nacional se apersona en el edificio de la calle de Brasil para señalar que “la reforma educativa es la primera y más importante de todas las que ha impulsado el gobierno federal…”.

Muchos mal llamados “políticos” de antes consideraban que todo problema que se podía solucionar con dinero salía barato. Bueno, si en verdad queremos un país con justicia y desarrollo, alguien tiene que hacer de éste uno de aplicación de leyes y liberarlo de la industria de la extorsión.

 

mp@proa.structura.com.mx