A la intemperie

¿Dónde quedaron los vecinos?

Según la más reciente encuesta de GEA-ISA sobre escenarios de gobernabilidad (http://goo.gl/rewrH4 ), todo indica que la mala evaluación de la gestión presidencial y del derrotero nacional es resultado del drástico deterioro en la percepción sobre la seguridad y la corrupción en el país. Detengámonos en aquella.

Con información a escala nacional, a fines del año pasado 30 por ciento creíamos que la inseguridad en el país era mayor que seis meses atrás, mientras que 16% considerábamos lo contrario. Una diferencia de 14 puntos. Algo pasó desde entonces, pues a marzo las cifras indican que para 46% la inseguridad ha empeorado, versus 6% que creen que es menor que medio año atrás. Se trata de una diferencia ahora de 40 puntos, el mayor cambio, y por mucho, en los tres años de medir trimestralmente el tema.

En dicho contexto, el área responsable de promover la participación ciudadana y la prevención de delito de la Secretaría de Seguridad Pública de Ciudad de México organizó hace unos días una "Feria de la Seguridad" en una colonia del sur de la ciudad. ¿El propósito? Acercarse a los vecinos y acercarles información útil para contribuir entre todos a solucionar un problema social de enorme gravedad. Si, como dice Mario Palma, todo problema social requiere de la participación de la sociedad en su conjunto para su solución, éste de la inseguridad lo es como el que más.

El personal de la SSPDF arma un buen programa para un par de horas en la mañana de un domingo. Hay varios stands donde se dan pláticas sobre el alcoholímetro, sobre cómo evitar ser víctima de la ciberdelincuencia. Algunos agentes argumentan las bondades del nuevo Reglamento de Tránsito (que tiene algunas) y escuchan a su vez acerca de sus lagunas y sinsentidos (como la inexplicable ausencia de regulación estricta al transporte de carga o los límites de velocidad en ciertas avenidas). Otros promueven la instalación de la aplicación "mi policía" en el celular de los interesados, mientras que miembros del Grupo Zorros, ese particular trinomio de hombres, perros y robots orientado a situaciones de alto riesgo o a presencia de explosivos, hacen alguna breve exhibición. Vaya, hasta se da cierre al evento con algunas canciones por parte de Los Nuevos Tenientes del Anáhuac.

Se trata de un esfuerzo que hay que reconocer y que solo tuvo un pero... ¿Dónde quedaron los vecinos? Cualquiera diría que ante la inseguridad prevaleciente, los vecinos harían acto de presencia, pero son más bien pocos y por tanto muchos los que se pierden de la información y el contacto. Mientras seamos buenos solo para quejarnos (aunque hayamos tenido nuestra dosis de infortunio), mas no para participar, reconocer y responsabilizarnos de lo que nos toca, no saldremos de este círculo vicioso que nos oprime y nos rebaja.

mp@proa.structura.com.mx