A la intemperie

Columbus, la primera gran prueba

Cual libreto que el destino hubiera previsto con meridiana claridad, menos de 72 horas después de la elección del Sr. Trump, nuestros países tendrán hoy su primera gran prueba de cara a la, desde ya, nueva realidad social y cultural en el vecino del norte. Como en pocas otras ocasiones, lo importante no será el resultado, sino la actitud, el desarrollo del proceso mismo y lo que nos pueda avizorar sobre el futuro previsible.

Tampoco importa que en el Condado de Franklin, donde se encuentra la ciudad de columbus, Ohio, Hillary Clinton haya ganado con 61% de los votos ni que los demócratas hayan ganado las últimas tres elecciones ahí por márgenes de más de 20 puntos porcentuales. Por ello, por quien votaron los 20 mil asistentes que habrá en el partido de futbol será completamente irrelevante; ya desde fines del siglo XIX, en sus estudios sobre la psicología de las masas, Gustavo Le Bon analizaba el contagio en el comportamiento entre individuos en una multitud y cómo es que éstos van cediendo ante las ideas que se consideran dominantes.

Así las cosas, ¿cuál va a ser la actitud de nuestros futbolistas cuando los espectadores comiencen a cantar a coro “build the wall, build the wall”? (Por cierto, ¿castigará la FIFA a la federación estadunidense por otro grito también a todas luces ofensivo y denigrante?). ¿Cuál va a ser la actitud de nuestros embajadores del poder suave, ese que debemos rescatar y proyectar, si a la hora de los jaloneos en los tiros de esquina el Sr. Donovan o cualquier otro les susurran al oído que “we are going to kick you out, you rapists and murderers”? ¿Gio dirá que en Los Ángeles no hay manera de aprender el inglés, El Chicharito que solo le entiende al alemán, y El Tecatito que solo al portugués? ¿Cuál será la actitud de los México-norteamericanos en el equipo de las barras y las estrellas?

Seguramente a nadie, ni de nuestro lado ni mucho menos del contrario, le importará que estemos a solo cinco días del Día Internacional de la Tolerancia. Definida como “el respeto, la aceptación y el aprecio de la rica diversidad de las culturas de nuestro mundo…”, la tolerancia es la armonía en la diferencia, aunque todo indica que está en serio peligro de extinción en varios lugares del planeta.

En marzo de 1916, en un lugar también llamado Columbus, pero éste en Nuevo México, Francisco Villa dejó para la historia la que hasta ahora sigue siendo la única invasión extranjera a suelo continental estadunidense. Quién iba a decir que 100 años después un nuevo capítulo en la relación entre ambos países está por iniciarse en otro lugar también llamado Columbus.

mp@proa.structura.com.mx