Opinión

Sonar como una alfombra persa

Una enorme masa de sonido. Una descomunal sonorización de la belleza. La expresión máxima del arte sonoro. Monumental. Muchos músicos. Estas son sólo algunas de las expresiones que le vinieron a la mente a quienes, durante el transcurso de la semana, pregunté qué entendían por "orquesta sinfónica"; y al analizarlas, recordé la frase de un profesor de la secundaria cuando no esbozábamos del todo bien un concepto: "pues...es algo así, pero diferente".
El nacimiento de la orquesta sinfónica se lo disputan las ciudades de Viena y Mannheim, dejando constante, para efectos de la paz, el hecho de que fueron estos dos lugares los que más desarrollaron aquella forma de arte que surgió de las cenizas de la música barroca. La historia le ha hecho muy poca justicia a dos hombres que fueron pioneros en la dirección de estos conjuntos musicales.
Como sea, esta novedosa manera de agrupar a los instrumentos para ejecutar obras creadas ex-profeso para ellos, o para acompañar a un solista, marcó una pauta enorme en la música y su forma de expresión.
Una orquesta se divide normalmente en 4 grupos de instrumentos: cuerdas, alientos de madera, alientos de metal y percusiones. Estos grupos se subdividen en otros más pequeños dentro de ellos. Las cuerdas incluyen violines, violas, violonchelos y contrabajos. Los alientos se dividen en madera y metal por el material con el que se fabrican los instrumentos e incluyen: flautas, oboes, clarinetes y fagotes en las maderas; y cornos, trompetas, trombones y la tuba, en el caso de los metales. Las percusiones son variadas y complejas, pero las tradicionales son: timbales, bombo, platillos, triángulo, etcétera.
Capítulo aparte merecen las excentricidades que muchos compositores han solicitado para la interpretación de sus obras: cañones y campanas para la Obertura 1812 de Tchaikovsky, disparos de rifles para La Victoria de Wellington de Beethoven, el trino de algunas aves para Los Pinos de Roma de Respighi; en fin, esas son algunas locuras con las que los directores han tenido que lidiar a través del tiempo. Pobres de ellos.
El concepto de orquesta viene de la tradición del teatro griego, y se refiere al lugar situado al frente del escenario; literalmente significa "lugar para danzar". Así que, tomando en cuenta todo lo anterior, diría que lo que mis coetáneos respondieron no esta tan errado. Aunque, personalmente, creo que más que una masa potente y bella de sonido, la orquesta se asemeja más a un ligero y suave tapete persa; me explico: así como en la tela observamos la delicadeza y armonía de los colores, la orquesta teje poco a poco un sonido que busca hacer danzar nuestra mente y animar el espíritu. ¿Lo quieren comprobar? Los espero todos los jueves a las 19:00 horas en San Pedro Museo de Arte.