Fortuna y poder

TLC, ¿eliminar o renegociar?

Los Acuerdos Paralelos podrían ser el vehículo para revisar temas específicos del Tratado de Libre Comercio norteamericano entre EU, México y Canadá.

México debe oponerse a la apertura del texto original del TLC y buscar que las modificaciones que se realicen, impulsen la competitividad regional.

Jaime Serra Puche, negociador del Nafta (por sus siglas en inglés) durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, recuerda que México rechazó la reapertura del texto y en cambio propuso acuerdos paralelos para los temas, ambiental y laboral, que condicionó el presidente estadunidense entrante Bill Clinton, luego de que el acuerdo se había negociado con su antecesor, George Bush.

Es una experiencia que quizás se podría utilizar nuevamente, dice.

El experto, actual presidente del SAI —una consultora especializada en temas de libre comercio— se declara “confundido” porque hasta ahora no se sabe con exactitud qué es lo que quiere el presidente electo de EU: eliminar, renegociar o adicionar el TLC, y qué específicamente es lo que quiere modificar.

Hay que esperar dice a que se transite de la irracionalidad del discurso político-electoral hacia la racionalidad económica.

El que fuera secretario de Economía advierte que a diferencia de los años previos a la entrada en vigor del Nafta, hoy México, EU y Canadá están sentados del mismo lado, en virtud del acuerdo, que ha creado la región de Norteamérica.

El comercio internacional se ha regionalizado: existen entre 300 y 400 acuerdos regionales tipo Nafta, registrados ante la Organización Mundial del Comercio.

Si Donald Trump decidiera salir del TLC, lo cuál es posible con base en el artículo 2205 del propio TLC, la región norteamericana perdería competitividad frente a otras regiones del mundo.

El ex funcionario recuerda que la integración comercial ha llevado a un esquema en el que EU, México y Canadá no solo se venden productos entre sí, sino que los producen en conjunto.

Un auto producido en México tiene incorporado más de 60% de insumos de la región. Por cada dólar que México exporta utiliza 60 centavos de insumos estadunidenses.

Imponer aranceles —como ha amenazado Trump— a las exportaciones mexicanas de autos hacia EU afectaría al consumidor y a las empresas estadunidenses, además de violar el TLC y el marco de la OMC.

Hay que esperar a ver qué quiere negociar, pero México debe rechazar la reapertura. Al tiempo.

marcomaresg@gmail.com

Twitter: @marco_mares