Fortuna y poder

Repatriados, 100 mil mdp

Con una tasa de 8 por ciento del impuesto sobre la renta (ISR) y la secrecía o el anonimato de las personas interesadas, el gobierno mexicano lanzó un nuevo esquema de repatriación de capitales.

Aunque por razones obvias es muy difícil realizar un cálculo prospectivo del monto total de recursos que podría ser repatriado, el Servicio de Administración Tributaria (SAT), que encabeza Osvaldo Santín —con base en experiencias internacionales similares—, estima que podrían ser repatriados entre 75 mil y 100 mil millones de pesos al país, equivalentes a medio punto porcentual del producto interno bruto.  

El monto a repatriar depende de las circunstancias del contexto internacional, advierte el propio funcionario.

Pero no se puede ignorar la situación de Estados Unidos y la volatilidad del peso frente al dólar.

Para Santín, es difícil hacer un cálculo sobre la cantidad que podría ser repatriada.

Con base en la experiencia de programas similares en Brasil, Chile y Colombia, los resultados han sido mixtos.

En el mejor de los casos la repatriación de capitales significó hasta medio punto porcentual del producto interno bruto.

El esquema que anunció el gobierno mexicano solo impone dos restricciones: 1.- Que los recursos tengan origen lícito y 2.- Que al ser repatriados los capitales, se mantengan al menos dos años en México, invertidos en activos: terrenos, pago de pasivos, investigación y desarrollo de tecnología o inversiones financieras.

De cualquier forma el SAT vigilará e impedirá que entren capitales de origen ilícito.

Otra ventaja es que nadie será “balconeado”, es decir, no se publicará el nombre de los beneficiarios de este programa de repatriación.

Después del fracaso del programa de repatriación de capitales del año pasado, parece que este esquema es ambicioso.

Al mismo tiempo, México fortalecería su blindaje frente a las nuevas circunstancias. Al tiempo.

marcomaresg@gmail.com
Twitter: @marco_mares