Fortuna y poder

La papa ¡está caliente!

La noticia es que la semana pasada José Francisco Pérez Mier, juez séptimo de distrito en el estado de Sinaloa, concedió un amparo colectivo a favor de un grupo de productores de papa.

Con tal amparo colectivo, los productores de papa ganaron una importante batalla en la guerra que libran para evitar que se abra el mercado mexicano a las importaciones de papa fresca.

Como le he contado en este espacio, Bosco de la Vega, desde Conpapa, ha denunciado que la apertura del mercado mexicano se ofreció como divisa de cambio por un asiento en el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), y desde el gobierno calderonista se han realizado varias acciones para cumplir con su promesa a integrantes del gobierno estadunidense involucrados en el negocio de la papa fresca.

La resolución del juez Pérez Mier es un revés —advierten los paperos— para la Secretaría de Economía, que encabeza Ildefonso Guajardo, y directamente para el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), cuyo director en jefe es Enrique Sánchez Cruz.

Ambas dependencias gubernamentales son las partes más interesadas en la apertura.

El amparo reconoce que el Senasica cometió una serie de irregularidades en la suscripción del Acuerdo de Mitigación de Riesgo para la importación de papa fresca a territorio nacional, a pesar de que la evidencia científica elaborada por el propio Senasica evidencia el peligro de propagación de plagas, hasta ahora, inexistentes en México.

Entre las conclusiones dictadas por el juez de Sinaloa en su sentencia, se destaca:

1. Que las medidas adoptadas en el Acuerdo de Mitigación se tomaron con base en intereses comerciales y no fitosanitarios, lo cual conlleva una violación a derechos fundamentales.

2. Ordena que se respeten las bases científicas y el análisis de riesgo de plagas estipuladas en el Documento de Análisis de Riesgo para la Importación de Tubérculos de Papa, realizado en noviembre de 2012 por el propio Senasica.

3. Conmina a la autoridad mexicana a que cumpla con su obligación de velar por la sanidad vegetal.

4. Ordena que al momento de que se emita un nuevo Acuerdo de Mitigación, éste incluya todas las plagas consideradas en el análisis de riesgos y contenga todas las medidas de mitigación que establecen los estudios científicos.

Los paperos denuncian que la sentencia fue dictada a pesar de que la autoridad, en un intento desesperado por evitar que el caso se resolviera, emitió un acuerdo para revocar dicho acuerdo de mitigación.

El juez señaló que, no obstante la revocación de las determinaciones por parte de las autoridades, los efectos nocivos continúan vigentes por la falta y omisión de establecer medidas que protejan al campo.

Desde la Secretaría de Economía se ha acusado a los paperos de proteccionistas por negarse a la apertura, pero los productores aseguran que se trata simple y sencillamente de la protección del territorio nacional de plagas que hoy no existen.

La guerra continúa. Al tiempo.

marcomaresg@gmail.com
Twitter: @marco_mares