Fortuna y poder

'Ordeña' de gasolina, ¿principio del fin?

La ordeña de los ductos de gasolina de la red de Pemex es un delito que, por negligencia, creció hasta convertirse en lo que es hoy: un problema muy grave y complejo, alrededor del cual se tejieron complicidades tan variadas y extensas como redituables para industriales, gasolineras, y trabajadores de la empresa petrolera, entre otros actores. 

Por omisión de las diversas autoridades se gestó y fortaleció una red delincuencial que hizo crecer un mercado negro de gasolina con un valor anual  que ronda los ¡20 mil millones de pesos!

La cifra ya es significativa, si se considera que el mercado de gasolina y diésel en México es de 700 mil millones de pesos anuales.

Como en el caso de la droga, la ordeña de gasolina llegó con sus “beneficios económicos” a poblaciones que hoy defienden esa ilícita actividad incluso con la vida, en escenas verdaderamente bizarras en las que han utilizado a mujeres y niños como escudos humanos para enfrentar y agredir a integrantes del Ejército mexicano.

El robo de combustible se registra desde hace casi tres lustros y con una marcada y creciente tendencia de al menos una década.

Podría decirse que el principal enfoque utilizado hasta ahora, para enfrentar el problema, se basó en el uso de las fuerzas armadas.

Y los resultados han sido escasos, por no decir que nulos. De acuerdo con cálculos oficiales, en 2016 se identificaron un total de 6 mil 873 tomas clandestinas, que representaron un aumento de casi 10 por ciento (9.8 por ciento, para ser precisos) respecto del año previo.

La noticia es que ahora sí hay una estrategia de coordinación interinstitucional, en la que participan Petróleos Mexicanos, dirigida por José Antonio González Anaya; el secretario de Hacienda, José Antonio Meade; el Servicio de Administración Tributaria (SAT), de Osvaldo Santín, y la Procuraduría de la Defensa del Consumidor, encabezada por Rafael Ochoa Morales.

Entre estas instituciones se decidió realizar un cruce de información para seguir la ruta del dinero (follow the money): ¿quiénes son los industriales que compran combustible robado?, ¿de quiénes son las gasolineras que compran y venden el combustible robado?, ¿quiénes están detrás de la operación de compraventa al mayoreo del combustible ordeñado?

Ese es el objetivo de las nuevas estrategias interinstitucionales en las que también participan en el ámbito de coordinación e información la Secretaría de la Defensa Nacional, la Procuraduría General de la República y la Policía Federal.

La intención es modernizar los sistemas de información para una mejor toma de decisiones; la optimización del capital humano dedicado a estas tareas y el cruce de información para atacar el mercado ilegal, desde la extracción hasta la comercialización y el lavado de dinero.

La verdad es que suena muy bien. Ojalá que el tiempo que tardaron en organizarse y coordinarse sea el principio del fin de las poderosas bandas delincuenciales que han hecho crecer el mercado ilegal de gasolina robada. ¡Al tiempo!

marcomaresg@gmail.com

Twitter: @marco_mares