Fortuna y poder

El optimismo de Joseph Stiglitz

Veo a México con enorme optimismo, dice el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz.

Las reformas económicas que logró aumentarán su competitividad y mejorarán las condiciones de vida de los mexicanos, con menores precios en telecomunicaciones, electricidad y energía.

¿Y la violencia no le preocupa?, se le hizo la pregunta a bocajarro, a lo que respondió con una sonrisa: en Estados Unidos, en Nueva York también padecimos la violencia no hace mucho tiempo y ya pasó.

Más que la inseguridad, lo que le preocupa a Stiglitz sobre México es la competencia, sobre todo en el ámbito de las telecomunicaciones: debe profundizarse, enfatizó.

El concepto de competencia es recurrente en sus respuestas en una entrevista en el contexto de la Convención de Aseguradoras, a la que fue invitado a participar.

El economista, distinguido con el Premio Nobel 2001, tiene un diagnóstico muy diferente sobre México al que manifestó en 2009.

En aquel entonces criticó al gobierno mexicano. Dijo que el desempeño de México en el manejo de la crisis era de los peores del mundo y que la combinación de una recuperación débil de la economía de Estados Unidos y una política fiscal que no estimula la economía mexicana era preocupante.

Las declaraciones de Stiglitz fueron rechazadas por quien fuera secretario de Desarrollo Social, Ernesto Cordero, quien respondió que Stiglitz “no conoce la realidad de las finanzas públicas de México; es mejor que se ponga a leer un poquito más”.

Hoy, a Stiglitz le asombra que los partidos políticos se hubieran puesto de acuerdo para aprobar las reformas económicas y asegura que éstas permitirán mejorar la economía mexicana.

Stiglitz tiene otra preocupación, que en México se impulse el ahorro interno para fortalecer su economía y hacerla más resistente a las tormentas que generan los capitales volátiles.

Así las cosas.

Saldos

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, parece un optimista irredento. Resalta las cifras de empleo, consumo e inversión. El gobernador del Banxico, Agustín Carstens, es más cauteloso; advierte sobre los riesgos externos.

marcomaresg@gmail.com

http://twitter.com/marco_mares