Fortuna y poder

Liquidez, lazo entre pymes y ‘fintech’

Para nadie es un secreto, a pesar de los esfuerzos de los bancos tradicionales y —sin duda— de su mayor penetración en este sector, que en México las pequeñas y medianas empresas todavía son el segmento más necesitado de crédito en nuestro país.

¡Existen alrededor de medio millón de empresas formales que no tienen acceso al crédito!

El cálculo es de David Lask, cofundador de Creze, una pujante fintech, como se define hoy conceptualmente a las financieras alternativas que utilizan nueva tecnologías aplicadas al financiamiento en línea.

Estas empresas son la opción que comienza a cubrir la brecha entre la banca tradicional y las crecientes necesidades de financiamiento de las pequeñas y medianas empresas.

A pesar de que las pymes representan un segmento muy importante de la economía, por el número de unidades que existen y por la cantidad de empleos que generan, lo cierto es que el principal reto que tienen es el acceso al financiamiento.

Para Lask, es un hecho que los modelos de otorgamiento de crédito de la banca tradicional favorece a las grandes empresas y castiga a las pymes.

De acuerdo con sus cifras, los créditos bancarios concedidos entre 2015-2016, de un monto total de 1.96 billones de pesos, fueron canalizados en 76 por ciento a las grandes empresas, solo 4 por ciento a las medianas, 11 por ciento a las pequeñas y 9 por ciento a las micro.

Por volumen de crédito, las cifras reflejan el mismo fenómeno de concentración en las grandes.

De 2 millones 133 mil créditos otorgados 56 por ciento fue para las grandes, 6 por ciento para las medianas, 17 por ciento para las pequeñas y 21 por ciento para las micro.

La falta de crédito es la principal razón de estancamiento de las pymes. La carencia de financiamiento explica 23 por ciento de las razones por las que no crecen las pymes; en segundo lugar, con casi el 20 por ciento, está la competencia de empresas informales y 16.7 por ciento la baja demanda de sus productos.

La banca tradicional implica trámites son engorrosos, largas esperas, garantías o aval y un elevado riesgo de ser rechazado.

Por eso la explosión de las Fintech, cuyas características son: transacciones en línea sin los elevados costos que implican las sucursales físicas, uso de la tecnología para reducir tiempos y trámites, uso de algoritmos que permiten mayor accesibilidad a diversos tipos, tamaños y modelos de empresa.

La subsecretaria Vanessa Rubio revisa con lupa el tema de las fintech para que no sean una competencia desleal para la banca y para proteger a los usuarios, pero de lo que no hay duda es que tales intermediarios son una opción creciente en un mundo cada vez más tecnológico.

marcomaresg@gmail.com
Twitter: @marco_mares