Fortuna y poder

La ley, un tren llamado deseo

El Senado tomará a fines de marzo una resolución en torno a la controvertida ley ferroviaria ya aprobada por la Cámara de Diputados.

En pos de una mayor competencia supuestamente, la iniciativa original propone que los actuales concesionarios Ferromex-Ferrosur y Kansas City Southern compartan las vías con otros competidores que operarían bajo la figura de permisionarios.

Se argumenta una serie de cifras que pretenden demostrar que la falta de competencia ha derivado en el rezago del sector ferroviario en México. Ante ellas, cualquiera daría la bienvenida a una propuesta que ofrece una mayor competencia y menores tarifas.

Sin embargo, las empresas ferroviarias, con cifras sólidas, desmienten las afirmaciones de la iniciativa de ley, entre ellas el alza tarifaria.

Conversé con Rogelio Vélez, director general de Ferromex-Ferrosur, quien prefirió evitar las especulaciones políticas sobre el tema y más que declaraciones entregó documentos con datos contundentes.

De acuerdo con la OCDE, la industria del ferrocarril de carga en México, desde 1995, ha logrado una mejora en gestión, infraestructura ferroviaria, material rodante, productividad del capital, trabajo y los niveles de tráfico y cuotas de mercado.

Los ferrocarriles de México transportan más carga (se ha duplicado) que cualquier ferrocarril en la Unión Europea. Y tanta carga general como Brasil. Los mexicanos son los ferrocarriles de carga más productivos en toda América Latina.

Según los contratos de concesión, la garantía de la operación exclusiva de los trenes expira en 13 años, aunque las concesiones se mantendrán vigentes 20 años más para explotar la infraestructura sin exclusividad.

Ciertas versiones dicen que algunos poderosos grupos industriales vieron en la coyuntura una oportunidad (se les despertó el deseo) para cambiar las condiciones y acceder a la infraestructura ferroviaria a precio de ganga.

Ello enviaría una pésima señal a los inversionistas que se pretende atraer con las reformas económicas.

Sin embargo, la iniciativa es una oportunidad para impulsar a la industria ferroviaria, pero sin afectar lo que ha funcionado y sobre todo con un horizonte de largo plazo. ¡A ver!

Saldos

- A propósito de ferrocarriles, DeAcero ya renovó contrato. Son las acereras las más rijosas en el tema tarifario.

http://twitter.com/marco_mares