Fortuna y poder

Deuda mexicana, demanda insatisfecha

La noticia es que los inversionistas en los mercados internacionales ¡no quieren deshacerse del papel de deuda mexicana!

Dicho de otra manera, los inversionistas prefieren tener los bonos del gobierno mexicano, que deshacerse de ellos.

Ello implica que en los mercados internacionales hay una extraordinaria confianza en el manejo macroeconómico y de las finanzas públicas del gobierno mexicano.

No solo eso, a la fecha hay una demanda extraordinaria por poseer papel de deuda mexicana; es una demanda alta e insatisfecha.

Y se registra justo cuando en estos primeros días del año el gobierno mexicano realizó un par de operaciones que garantiza el financiamiento para cubrir la totalidad de sus necesidades de fondeo para 2018.

¿Qué quiere decir esto último? Significa que el gobierno mexicano logró cubrir los recursos que necesita, en moneda extranjera, para dar servicio a los vencimientos de su deuda y al costo financiero correspondiente previsto para 2018.

La garantía de contar con los recursos para cubrir los vencimientos de su deuda, resulta sumamente importante en un año en el que se presagian episodios de incertidumbre y elevada volatilidad cambiaria frente a la renegociación y eventual terminación unilateral del Tratado de Libre Comercio norteamericano, más el nerviosismo por la sucesión presidencial y elecciones en México.

El gobierno mexicano ha detectado este especial interés de los inversionistas por el papel de deuda mexicano, luego de un par de operaciones que realizó en los mercados internacionales de dólares y euros, en los últimos días.

La semana pasada, la SHCP realizó una operación por 3 mil 200 millones de dólares que registró una demanda de cerca de 15 mil millones de dólares; eso significa poco ¡más de cuatro veces a uno!

Y antier emitió un nuevo bono a 10 años, para el mercado de euros por mil 500 millones de euros y registró una demanda de poco ¡más de dos a uno!

Además se realizó con la tasa de interés más baja que el gobierno mexicano había obtenido en cualquier otro momento en el pasado; cerca de 1.77 por ciento a 10 años.

Las condiciones obtenidas por el gobierno mexicano, genera además condiciones muy favorables para otros emisores del sector público o incluso del sector privado mexicano.

De acuerdo con Alberto Torres, titular de la Unidad de Crédito Público de la SHCP se registra una demanda insatisfecha por el papel de deuda mexicana. El gobierno estará atento para aprovechar cualquier ventana de oportunidad para seguir mejorando el perfil de su deuda.

¡Enhorabuena! Al tiempo. 

marcomaresg@gmail.com
Twitter: @marco_mares