Fortuna y poder

2015, claroscuros

Este 2015 inicia con un marcado debilitamiento del peso frente al dólar, en una tendencia que arrastra desde finales de 2014 y amenaza con prolongarse hasta la segunda mitad del nuevo año.

Es uno más de los marcados episodios de volatilidad en los mercados que han generado incertidumbre entre los mexicanos.

La caída del petróleo en los mercados mundiales y consecuentemente en el precio de referencia de la mezcla mexicana de exportación también genera dudas respecto de las esperadas inversiones internacionales que busca promover la reforma energética.

Una duda más se cierne sobre la posibilidad de que la economía logre superar la mediocre tasa de crecimiento de su producto interno bruto, de 2.5 por ciento, que ha observado en los últimos años.

Las perspectivas de la economía mexicana, al considerar las reformas económicas aprobadas, parecen positivas, aunque la mayoría de los analistas coincide en que los indicadores muestran apenas una débil recuperación.

Las opiniones están divididas. Hay quienes anticipan una sólida recuperación de la economía mexicana.

Otros, más cautelosos, vaticinan que en realidad tal escenario ocurrirá hasta 2016.

El contexto internacional también anticipa claroscuros para la economía mexicana.

Es cierto que Estados Unidos consolida su recuperación y la consecuencia directa es un beneficio para la economía mexicana.

Pero también es cierto que la recuperación económica de nuestro principal socio comercial acerca más la posibilidad de que la Reserva Federal comience a subir sus tasas de interés (para el segundo semestre del año), con el consecuente impacto que tendrá el recrudecimiento de la volatilidad en los mercados y la eventual depreciación del peso.

Al respecto, hay quienes advierten que en virtud de las reformas económicas y el blindaje que representa el elevado nivel de reservas internacionales, con casi 200 mil millones de dólares, más la línea de crédito flexible del FMI, por 70 mil millones de dólares, México puede sortear, mejor que otras economías emergentes, la normalización de la política monetaria estadunidense.

Mientras tanto, el presidente Enrique Peña Nieto presume los beneficios que registrarán los bolsillos de los mexicanos por la entrada en vigor de las reformas económicas.

Son los claroscuros que registra la economía nacional. Al tiempo.

marcomaresg@gmail.com

http://twitter.com/marco_mares