Fortuna y poder

El Buen Fin, ¡en efectivo!


Este fin de semana largo se realizará la sexta edición de El Buen Fin, como bautizaron a la estrategia comercial que trata de emular —y que todavía está muy lejos de lograr, por cierto— al Black Friday de EU.

La experiencia, por los datos históricos que se han registrado, ha sido exitosa para los comerciantes.

Pero todo indica que la estrategia ha sido fallida para el uso de medios electrónicos, porque ¡más de 50% de las compras se realizan en efectivo! La misma historia se ha repetido en los primeros cinco años en que se ha realizado.

Y para los que compran con el clásico tarjetazo, aunque seguramente satisface el deseo inmediato de compra, los condena a largos periodos de pagos porque adquieren productos y servicios, a meses sin intereses o con reembolsos vía "monederos" o puntos. Las impresionantes ofertas que generan caos y hasta riñas en las tiendas estadunidenses, son la asignatura pendiente de El Buen Fin.

Sea como sea, el Buen Fin ha registrado cifras crecientes tanto en ventas estimadas como en empresas participantes.

Sin embargo, hay que destacar que la variación porcentual en ventas en 2014 prácticamente se estancó; registró un aumento de 5.5% luego de que los dos años previos creció 30.2 y 33%.

En 2015 se cambió la metodología y se ajustaron cifras de años anteriores y varió 10.1%.

Por ventas en miles de millones de pesos, los números son: —todos en miles de millones de pesos (mmdp)—: 2011, 39.80; 2012, 51.80; 2013, 68.90; 2014, 72.70 y 2015, 80.70 mmdp.

Este año se espera un crecimiento de 10%, o ventas por 88 mmdp, de acuerdo con cifras de la Concanaco que preside Enrique Solana.

El dirigente afirma que el Buen Fin no representa un problema de endeudamiento de las familias.

En las primeras cinco ediciones, más de 50% de las compras se hicieron ¡en efectivo! A pesar de que el SAT impulsa el uso de los medios electrónicos financieros, a través de una rifa que exenta del pago de impuestos al ganador.

Lo cierto es que lo que gaste usted, le recomiendo que esta vez lo haga racionalmente, frente a los riesgos que potencialmente implica el gobierno de Donald Trump, más vale no endeudarse. Al tiempo.

marcomaresg@gmail.com
Twitter: @marco_mares