Fortuna y poder

¿Formalidad o informalidad?

Los servicios de salud, el ahorro para el retiro y el acceso a créditos para la vivienda son los valores más preciados por los mexicanos que trabajan en la economía formal y son una aspiración para quienes laboran en la informal.

De acuerdo con la sexta Encuesta Anual Amafore 2017 —sobre las percepciones, actitudes y comportamiento de los trabajadores en relación con el empleo formal e informal— tanto los trabajadores formales como los informales tienen alta valoración sobre la seguridad social, en particular las pensiones, y los créditos hipotecarios.

En consecuencia, el Instituto Mexicano del Seguro Social, de Mikel Arriola, las Afore y el Infonavit, que encabeza David Penchyna, tienen un reto evidente: hacer cada vez más accesibles y eficientes los servicios en sus respectivas áreas.

Un tema central, sin duda, tiene que ver con el nivel de ingresos. Debería mejorar la base salarial y el aumento del salario mínimo es indispensable.

La estabilidad macroeconómica que se refleja en el control de la inflación por un periodo prolongado —aunque circunstancialmente por la depreciación del peso se ha desviado del objetivo de Banxico— ha permitido reducir el nivel de pobreza extrema, por lo menos en un periodo cercano, de acuerdo con el registro de Coneval, de Gonzalo Hernández Licona.

También ha permitido una mayor generación y formalización de empleos.

Hay quienes aseguran que en realidad no se están generando nuevos empleos, y sostienen que lo que está ocurriendo es la formalización de muchos puestos de trabajo.

Habrá que ir observando los datos con mucho mayor detenimiento, pero por lo pronto, la tendencia creciente del empleo es una realidad.

En la medida en que se reduzca el mercado laboral informal, en la misma medida aumentará la competitividad de la economía.

En el mercado laboral mexicano, durante muchos años han coexistido la formalidad y la informalidad.

De hecho se registra una evidente movilidad de un gran número de mexicanos entre ambos sectores.

Y así lo pone en evidencia ésta última encuesta de la Amafore, que preside Carlos Noriega.

El modelo económico debiera transitar hacia un esquema de mayores oportunidades de empleo, educación, alimentación y salud, pero también hacia un sistema fiscal mucho más equitativo que permita reducir la polarización de la riqueza y la pobreza.

Al tiempo

Saldos

¿Pos no que no? Todos los banqueros a los que se les pregunta si han subidos sus tasas de interés, como reacción al alza de la tasa de referencia de Banxico, hacen cara de extrañeza y aseguran que no. Sin embargo, la incómoda Condusef, de Mario Di Costanzo, ayer los desmintió. Asegura el ombudsman financiero que las tasas de interés cobradas a los clientes con tarjetas de crédito, se han elevado en promedio 2 puntos porcentuales hasta el mes de febrero de 2017. En créditos al consumo y personales el alza ha sido de 1 a 1.5% en promedio. Prevé otro aumento de 2% en tarjetas y hasta 1.5% en otros créditos, para el mes próximo, por los nuevos ajustes que realizará Banco de México a la tasa de referencia.

marcomaresg@gmail.com

Twitter: @marco_mares