Fortuna y poder

Telecomunicaciones, consolidación

La industria de las telecomunicaciones se está consolidando. Es decir, los operadores se reacomodan y se registran operaciones de compraventa.

AT&T vende su paquete accionario en América Móvil; Televisa el 50 por ciento que tenía en Iusacell; Iusacell transfiere la empresa completa a AT&T, y ésta compra a Nextel. Telefónica, con inversiones históricas multimillonarias, se mantiene a la expectativa. La venta de acciones de América Móvil por parte de AT&T le dio para comprar dos operadores, y todavía le sobra.

Se están registrando inversiones para la compraventa de infraestructura, no necesariamente para la construcción de nueva. Por lo menos hasta ahora.

Lo ratifica así la compra anunciada ayer por AT&T para adquirir a Nextel en mil 875 millones de dólares.

La operadora estadunidense compra otra red con derechos sobre determinados volúmenes de espectro. Antes, AT&T compró a Ricardo Salinas Pliego la telefónica Iusacell en 2 mil 500 millones de dólares, que a su vez le había comprado a Emilio Azcárraga 50 por ciento de esa operadora.

En total, AT&T ha invertido 4 mil 375 millones de dólares en las compras de Iusacell y Nextel, y todavía le quedan mil 525 millones de dólares para hacer otras adquisiciones. Hay que recordar que AT&T previamente le vendió a Inmobiliaria Carso, de Carlos Slim, su participación accionaria en América Móvil —de la misma familia—, de 8.27 por ciento, por 5 mil 900 millones de dólares.

Por eso, de los 5 mil 900 millones de dólares que obtuvo y después de haber invertido 4 mil 375 millones de dólares en la compra de Iusacell y Nextel, todavía le queda un remanente que puede invertir en la compra de parte de la infraestructura que pretende vender su antigua socia, la empresa preponderante.

Habrá que ver qué camino sigue AT&T, porque tanto en Iusacell como en Nextel tienen que realizar esfuerzos para hacer repuntar las respectivas operaciones. En el caso de Iusacell tiene que aplicarse en la caída que registra tanto de usuarios como de consumo y para ello tiene que invertir en infraestructura.

Y en el caso de Nextel también tiene que enfocarse en la recuperación del mercado de usuarios de altos ingresos, que también desciende.

Tendrá que alinear la operación de Iusacell y Nextel y, de ser necesario, realizar inversiones en infraestructura que le permitan explotar sus respectivos y varios espectros radioeléctricos. Pero está por verse.

Por lo pronto, con ambas compras, AT&T se coloca como el tercer operador del mercado —después de América Móvil, casi 70 por ciento, y Telefónica, 20 por ciento—, con 12 por ciento y alrededor de 12.5 millones de suscriptores.

Falta ver si América Móvil concreta la anunciada desinversión de activos, que se ha retardado mucho. Y también si se concreta la construcción de la red compartida sobre la banda de 700, en la que el gobierno espera inversiones privadas por 10 mil millones de dólares.

En el ínterin, la OCDE advierte que la reforma en telecomunicaciones tendrá uno de los menores efectos ponderados respecto del resto de los cambios económicos.

¿Será que la cacareada reforma en telecomunicaciones, en los hechos, se quedará corta en expectativas de atracción de inversiones extranjeras?

¡Veremos!

marcomaresg@gmail.com

http://twitter.com/marco_mares