Fortuna y poder

Telecomm, desafío mayúsculo

La empresa paraestatal Telecomm, dirigida por Jorge Juraidini, tiene un enorme desafío y poco tiempo (apenas 205 días) para superarlo.

Deberá crear una red de fibra óptica y satelital que potencialice el beneficio de los programas sociales y al mismo tiempo atraiga inversiones extranjeras y multiplique su rentabilidad.

Se trata de transferir una poderosa red de fibra óptica, que hoy maneja la Comisión Federal de Electricidad, a Telecom y reunirla con la banda 700 que será liberada con el apagón analógico, más la operación de una red de tres satélites.

Con todo ello, Telecomm podrá atraer inversiones extranjeras y nacionales de entre 10 mil y 12 mil millones de dólares.

Hay que recordar que recientemente fue modificada la ley para permitir la inversión extranjera al 100 por ciento en el ámbito satelital.

Por las alianzas con el sector privado y el cobro de distintos servicios, Telecomm podrá pasar de ser una paraestatal dependiente de los recursos del Presupuesto de Egresos de la Federación, del que recibe actualmente 700 millones de pesos, a una empresa del Estado que genere recursos hasta de 3 mil millones de pesos.

Pero lo más importante es que con esa supercarretera se potencializará, agilizará y facilitará la dispersión de los recursos de los programas sociales para la población económicamente más débil y más alejada de los centros urbanos del país.

El reto es pasar del obsoleto servicio de telégrafo a una de las más potentes redes de fibra óptica con servicios satelitales.

Telecomm tiene el monopolio para operar servicios de comunicación de la última milla en comunidades de menos de 5 mil habitantes.

La intención es cubrirlas con un total de 300 radio-bases satelitales hacia el final del sexenio.

Parte de su desafío es reducir la brecha, que por su magnitud más bien es un abismo digital, que aísla a los desposeídos, y modernizar a una paraestatal cuyos objetivos originales están siendo eliminados por el avance de la tecnología.

La tecnología permitirá comunicar a las poblaciones más remotas del país y al mismo tiempo logrará su inclusión financiera.

Juraidini es un híbrido entre ejecutivo de alto nivel y político profesional que tiene claro su objetivo. Ojalá que pueda superar el desafío.

http://twitter.com/marco_mares