Fortuna y poder

Salud y economía: Cofepris

En materia de salud el gobierno avanza en la máxima de la economía: la maximización de los recursos.

Que no solo rindan más los recursos fiscales que se utilizan para la compra de medicamentos, sino que se logre el beneficio directo en el bolsillo de los consumidores cuando los compran.

Que el Estado ahorre mediante licitaciones públicas consolidadas, para procurar una mayor competencia y precios más bajos.

Y en paralelo la autorización y liberación de medicamentos de patente para que sean adquiridos en sus versiones genéricas a precios más bajos.

Además, el reconocimiento de la Cofepris como agencia federal sanitaria con certificación internacional por parte de las máximas autoridades internacionales: la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la
Organización Mundial de la Salud (OMS).

Con dicho reconocimiento, México ya logró el acceso a los mercados internacionales de medicamentos, con lo que logrará equilibrar la balanza comercial y, potencialmente, convertirse en un exportador cada vez más importante.

De acuerdo con la OMS, México es la agencia sanitaria 28 de todo el mundo.

Solo 14 por ciento de los países del mundo tiene esa certificación y son naciones de la OCDE en su mayoría.

Con ese reconocimiento, México entró al grupo de países que ofrece vacunas de manera directa a la OMS en compras públicas. Ese organismo realiza compras por 6 billones de dólares anuales mediante su fondo revolvente.

Además, México podrá competir en los grandes mercados de vacunas, que tienen un valor de 26 billones de dólares.

Y podrá traer investigación clínica a México, industria que tiene un valor de 70 mil millones de dólares anuales.

La política de acceso, como le llama a todas esas medidas el gobierno mexicano, arroja otros datos relevantes: México ya bajó su gasto público en medicamentos en casi 2 puntos porcentuales del PIB en los últimos dos años —cuando había estado estancado en el último cuarto de siglo— y redujo el gasto de los bolsillo de 50 a 44 por ciento, según cifras del Banco Mundial.

Ello implica que la gente y el Estado gastan menos en comprar medicamentos.

Saldos

- La pregunta no es si Guillermo Ortiz se va a ir o no de la presidencia de Banorte, sino cuándo: ¿este mes, a fin de año o a principios de 2015?

marcomaresg@gmail.com

http://twitter.com/marco_mares