Fortuna y poder

SAT, investigación a fondo

El escandaloso expediente periodístico conocido como Panama Papers no sorprendió al Servicio de Administración Tributaria (SAT), encabezado por Aristóteles Núñez.

Hasta ayer el órgano fiscalizador tenía abiertos 33 procesos de investigación derivados de la revelación periodística; de ese total, 18 los había iniciado previamente, algunos incluso tienen auditorías abiertas.

El jefe del SAT es ampliamente reconocido en todos los ámbitos por su estricto apego a la ley para aumentar la recaudación y ejercer sus facultades contra los contribuyentes que no cumplen con sus obligaciones, "trátese de quien se trate".

Desde la publicación del Panama Papers ha repetido que se investigará a todos los señalados, a quienes por impedimento legal no puede mencionar por nombre.

El plazo fatal para que la pinza fiscal internacional se cierre y reduzca a su mínima expresión el uso de los llamados paraísos fiscales para evadir el pago de impuestos y realizar lavado de dinero, es junio de 2017; entonces entrará en vigor una extensa red de acuerdos de intercambio de información entre las administradoras fiscales de 80 países.

Naciones y firmas financieras estarán obligadas a dar a conocer la huella del dinero de quienes invierten sus recursos fuera de sus respectivos países de origen.

El expediente Panama Papers es valioso por la información que el SAT contrasta con sus registros oficiales.

Pero hay que recordar que el hecho de colocar dinero fuera de México no es ilegal, el delito se configura cuando se trata de recursos que no pagaron impuestos o cuyo origen es ilícito.

Las leyes mexicanas contemplan hasta ahora al menos tres mecanismos para repatriar y expatriar capitales:

1. Pago anónimo, vigente desde 2014;

2. Esquema de regímenes fiscales preferentes; y

3. Retorno de capitales, mediante el cual han regresado 30 millones y han generado un pago de impuestos por 2.5 millones.

De la investigación que realiza el SAT sobre los depósitos en Suiza, denunciados el año pasado, de 2 mil 232 ciudadanos, la lista se redujo a mil 774; de ellos solo 54 tenían saldos superiores a 5 millones de dólares en cuentas de ese país, y de esa cantidad el SAT inició 29 procedimientos contra quienes no habían declarado sus inversiones.

Las cifras que detonaron aquel escándalo al final se desinflaron y muy probablemente en un par de años, cuando concluyan los procesos, los números de Panama Papers serán otros. Al tiempo.


marcomaresg@gmail.com
Twitter: @marco_mares