Fortuna y poder

Red compartida, ¿quién la operará?

La construcción de la red compartida en la banda de 700 megahercios avanza inexorablemente.

Con este proyecto, México se estará colocando a la vanguardia mundial, porque no existe en ninguna otra parte redes en la banda 700 con tecnología 4GLTE, operadas por un gobierno.

Esta nueva red de banda ancha móvil en México ha reiterado el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, será operada por el gobierno mexicano, aunque será construida y financiada por la iniciativa privada.

Es una red compartida mayorista del gobierno mexicano que operará en la banda de 700 MHz y que funcionará como un carrier de carriers, es decir, como una empresa que dará servicio a otras empresas.

Será, dice el subsecretario de Comunicaciones, Ignacio Peralta, una de las redes más modernas, y una de las más veloces del mundo.

El mismo funcionario asegura que será una red que se va a construir ciento por ciento con capital privado, no del gobierno.

Peralta supervisa personalmente las entidades y los sitios que fueron seleccionados para la instalación de las antenas del modelo ATP 700 para la construcción de la red compartida en la banda de 700 Mhz.

Antier visitó las antenas que instala la empresa china Huawei en Guadalajara y desde ahí realizó la primera llamada en la historia desde la banda 700 MHz.

Se intercomunicaron Peralta y Mauricio Navarro del programa Ciudad Creativa Digital, y no solo hablaron sino que descargaron contenidos, navegaron por internet y vieron videos en YouTube.

Los de Huawei llevaron un equipo del programa TDT Mover México, que es uno de los aparatos que está entregando el gobierno mexicano en la transición hacia la televisión digital terrestre y el apagón analógico.

A esta televisión, que no es una smart-tv, aunque sí es internet-ready, le colocaron un dispositivo humble con el que la convirtieron en una smart-tv y pudieron ver videos y descargar contenidos.

Peralta viajó después a Monterrey, donde Nokia Solutions realiza las pruebas correspondientes, y luego fue a Acapulco para visitar la antena que instaló Alcatel-Lucent. En la Ciudad de México lo está realizando Ericsson.

Estas pruebas serán parte del proceso licitatorio, lo cual implica que es irreversible.

Más allá de los señalamientos en el sentido de que una red compartida operada por el gobierno sería anticompetitivo, como lo ha advertido la Asociación GSM (GSMA), el gobierno mexicano sigue adelante con el proyecto.

En los últimos días China Telecom —de acuerdo con versiones periodísticas— levantó la mano para participar en la licitación de la red de redes mexicana.

El problema es que la legislación nacional prevé una prohibición expresa para que gobiernos de otros países operen concesiones de vías generales de comunicación y China Telecom es una empresa del gobierno chino.

Faltaría ver si hay algún otro o algunos otros inversionistas privados que levanten la mano. Es decir, falta conocer ¿quién la operará?
Al tiempo.

marcomaresg@gmail.com

http://twitter.com/marco_mares