Fortuna y poder

Recorte por 135 mmdp en 2016

El recorte presupuestal para el año 2016 será por 135 mil millones de pesos (mmdp). En conjunto el recorte presupuestal sumará 259 mmdp, aplicados en los años 2015 y 2016.

Como ayer se lo anticipé en este espacio, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público anunciaría la segunda parte del recorte presupuestal al entregar los precriterios de política económica al Congreso de la Unión.

Le anticipé que sería por lo menos similar a los 124 mmdp del primer recorte, pero resultó 11 mmdp superior.

El principal fundamento del gobierno para realizar estos recortes es su compromiso de mantener la tendencia decreciente del déficit, en un contexto adverso. Son dos los factores que le preocupan: la caída del precio internacional del petróleo y la disminución de la producción nacional petrolera.

El precio promedio de la mezcla mexicana al 23 de marzo pasado fue de 44 dólares por barril (dpb), nivel inferior en 48.8 por ciento al precio promedio de 2014 (86 dpb) y 44.3 por ciento inferior a lo presupuestado (79 dpb).

Mientras, la producción promedio de petróleo de enero a febrero de este año fue de 2 mil 290 mbd, que contrasta con los 2 mil 396 mbd programados para ese periodo.

El punto es que para el próximo año será muy difícil contratar coberturas petroleras que garanticen un precio determinado para la mezcla mexicana de exportación.

El gobierno mexicano calcula los ingresos para 2016 sobre un precio de 55 dpb para la mezcla mexicana de exportación, que representa una disminución de 24 dpb sobre el presupuesto de 2015 e implica un recorte adicional al gasto programable de 135 mmdp. Y estima una plataforma de producción petrolera de 2 mil 400 mbd.

Además del recorte presupuestal, el gobierno mexicano busca contener el crecimiento inercial del gasto derivado del contexto de altos precios del petróleo con la reingeniería del presupuesto base cero.

Entre 2000 y 2013 el gasto corriente creció a una tasa real promedio de 5.2 por ciento y pasó de 10.9 a 15.2 por ciento del PIB.

La reforma hacendaria, reitera la Secretaría de Hacienda, ha sido un factor de solidez de las finanzas públicas y calcula que el próximo año se obtendrán ingresos tributarios equivalentes a 11.5 por ciento del PIB, un aumento de 1.8 puntos del PIB, respecto de 2013.

En síntesis, 2015 y 2016 serán los años del recorte presupuestal preventivo y este último marcará un parteaguas para aplicar una mayor disciplina en el gasto. El impacto de estas medidas en crecimiento económico, dicen, será marginal. Ojalá!

marcomaresg@gmail.com

http://twitter.com/marco_mares