Fortuna y poder

Preponderancia, sin desincorporación automática

No habrá desincorporación automática de activos de aquellos operadores que sean declarados preponderantes por parte del Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel).

La preponderancia, es decir el concepto a través del cual se determina si alguno o algunos operadores de telecomunicaciones y radio y televisión son preponderantes en sus respectivos mercados, es simplemente una precondición para aplicarles regulación asimétrica.

Será materia del autónomo y flamante órgano regulador de las telecomunicaciones, el Ifetel —basado tanto en la ley como en la legislación secundaria— resolver quién o quiénes son predominantes en el mercado.

El responsable de la política respectiva, el subsecretario de Comunicaciones de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, José Ignacio Peralta, desinfla los fuegos pirotécnicos que algunos legisladores han lanzado al horizonte del jugoso y complicado negocio de las telecomunicaciones y medios de comunicación.

Ha habido quienes venían anticipando que la nueva legislación y su respectiva reglamentación secundaria permitiría, como ha ocurrido en otros países, el achicamiento inmediato de algunos de los más importantes operadores en los mercados de medios de comunicación y telecomunicaciones.

Los agoreros de la competencia fast track, pronosticaban que Televisa y América Móvil tendrían que enajenar activos, como consecuencia inmediata de la determinación de su preponderancia.

No será así, por lo menos, desde la óptica del instrumentador gubernamental de la legislación secundaria.

No se cumplirá tal escenario; no de manera automática.

Será en marzo cuando se cumpla el plazo de 180 días, que establece la Ley Federal de Telecomunicaciones, para que el Ifetel determine quién es preponderante y a quién habrá de aplicarse o no regulación asimétrica.

El objetivo central de la nueva ley es reducir la marcada concentración de algunos operadores en esos mercados, en beneficio de los consumidores.

La preponderancia es precondición para la regulación asimétrica, como para el must carry y el must offer, la desagregación de las redes y obligación para la transición al título único.

No más, pero no menos.

Saldos

- Que la política digital está más firme que nunca; el presupuesto para el apagón digital en su segunda fase cuenta con un presupuesto de ¡2 mil 500 millones de pesos!

@marco_mares