Fortuna y poder

Nuevo AICM, la apuesta de crecimiento

La construcción del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México es la apuesta del gobierno de Enrique Peña Nieto a que México, en virtud de la aprobación de las reformas económicas, iniciará un ciclo de alto y sostenido crecimiento económico.

Se trata de un proyecto transexenal, porque se concluirá en su totalidad en un horizonte de 50 años, con una inversión que rondará 120 mil millones de pesos.

La intención es atender la demanda de transporte de carga y pasajeros que generarán las reformas económicas, en particular la energética.

La construcción de un nuevo aeropuerto se planteó en los últimos 50 años y con mayor fuerza en el sexenio foxista, aunque al final desistió ante la oposición de los macheteros de Atenco.

El anuncio se realiza inmediatamente después de que se han aprobado las más importantes reformas económicas, que reiteradamente ha señalado el discurso gubernamental,  y detonará el crecimiento económico de México a una tasa de entre 5 y 6 por ciento anual por un largo plazo.

El modelo que se usará corta de tajo con el esquema privatizador que imperó en el pasado reciente y que mantiene hoy en particulares a la mayoría de los aeropuertos del país.
Será una terminal del gobierno mexicano.

El nuevo AICM será una concesión operada por el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, que encabeza Manuel Ángel Núñez, que utilizará el flujo de caja del actual y del nuevo aeropuerto, más colocaciones de deuda y aportaciones gubernamentales para financiar el proyecto.

El AICM registra un flujo de 8 mil 300 millones de pesos, 55 por ciento de los cuales proviene de la recientemente aumentada tarifa de uso aeroportuaria (TUA) que pagamos los pasajeros.

En 20 años, el gobierno mexicano registrará el retorno de sus inversiones y la deuda que se adquiera no será pública, sino de la nueva terminal, que competirá con los más grandes y eficientes aeropuertos del mundo.

Es simbólicamente la puerta de entrada a la nueva era del crecimiento económico de México. Ojalá.

Saldos

- El modelo de licitación de las dos cadenas de televisión ha generado preocupación; el Ifetel, encabezado por Gabriel Contreras, tiene sobre sí la mirada escrutadora de inversionistas y expertos. Ojalá que el órgano regulador ¡no se equivoque! En paralelo, habrá que ver cómo resuelve la desincorporación de activos de América Móvil. Ya veremos.

marcomaresg@gmail.com

http://twitter.com/marco_mares