Fortuna y poder

Luis Peña, presidente ABM en 2015

Se lo anticipé en este espacio horas antes de la renuncia de Javier Arrigunaga a Banamex y a la presidencia de la Asociación de Bancos de México, parece que ahora sí, todos los astros se están alineando para que Luis Peña Kegel intente, por tercera ocasión consecutiva, alcanzar el liderazgo de los banqueros.

Es muy temprano todavía, es cierto.

Primero viene la presidencia interina en la ABM, encabezada por Luis Robles Miaja, presidente del consejo de administración de BBVA Bancomer.

Para evitar vacíos y confusiones, ayer los integrantes de la ABM luego de haber registrado en consenso alrededor de Robles Miaja, decidieron emitir un comunicado en ese sentido.

Se hará oficial el próximo 15 de octubre en la  asamblea de asociados de la ABM.

La experiencia de Robles Miaja, el tamaño del BBVA Bancomer y la capacidad de movilización logística fueron definitivos para ratificar en su persona el interinato y llevar a cabo la organización de la próxima Convención Bancaria.

Será a fines de diciembre y principios de enero cuando comience a gestarse la postulación del presidente de la ABM para el siguiente bienio.

Todavía nadie levanta la mano oficialmente, pero es público y conocido el interés que ha mantenido el mandamás en México de HSBC y que, inmerecidamente, fue vetado en las primeras dos ocasiones.

Ahora, las cosas son diferentes. Para empezar ya no está don Roberto González Barrera y Guillermo Ortíz Martínez vive su propia circunstancia que todavía está por definirse.

De hecho, el próximo 23 de octubre se realizará la junta del Consejo de Administración de Banorte en la que Carlos Hank González —nieto de don Roberto González y del profesor Carlos Hank González—tomará el asiento que venía ostentando su mamá Graciela González Moreno, esposa de Carlos Hank Rohn.

El destino de Ortíz Martínez, ex secretario de Hacienda y ex gobernador del Banco de México, es un acertijo.

Nadie sabe si tomará alguna decisión para el próximo 23 de octubre o para la siguiente reunión del consejo en abril del 2015. Pero prácticamente nadie duda que habrá cambios.

En esa vorágine de movimientos, el camino de Peña Kegel hacia la presidencia de la ABM a partir del 2015 parecería que se está despejando en la medida en que ya no habría quién pudiera vetarlo o al menos nadie con la capacidad para poder hacerlo. Al tiempo.

marcomaresg@gmail.com

http://twitter.com/marco_mares