Fortuna y poder

EPN, disculpa necesaria

El presidente Enrique Peña Nieto pidió perdón a los mexicanos por el error que cometió con la casa blanca.

La casa blanca es un inmueble en las Lomas de Chapultepec que estuvo a punto de ser comprado por Angélica Rivera, la esposa del Presidente de la República, al contratista del gobierno Juan Armando Hinojosa.

Hay que recordar que luego de medio año de investigación, la Secretaría de la Función Pública, encabezada hasta ayer por Virgilio Andrade, resolvió que el presidente y la primera dama no incurrieron en conflictos de interés.

Ayer, la Presidencia de la República difundió información en la que asegura que la señora Angélica Rivera devolvió la casa blanca, que formalmente nunca fue suya, por la terminación anticipada del contrato de compraventa en 2014.

Poco antes, en Palacio Nacional, frente a dirigentes empresariales, legisladores, académicos y ciudadanos, invitados a la promulgación de las leyes del nuevo Sistema Nacional Anticorrupción, el jefe del Ejecutivo reconoció que cometió un error y "aunque me conduje conforme a la ley, este error afectó a mi familia, lastimó la investidura presidencial y dañó la confianza en el gobierno".

El Presidente de la República reconoció: "Sentí en carne propia la irritación de los mexicanos y por eso con toda humildad les pido perdón y les reitero mi sincera y profunda disculpa por el agravio y la indignación que les causé".

En cuatro párrafos, el primer mandatario de México abordó públicamente el espinoso asunto que, sin lugar a dudas, más le ha costado en términos de credibilidad y confianza.

Yo no sé si convencerá o hará cambiar de parecer a la opinión pública. Lo más probable es que no.

Tampoco sé si con tal disculpa pública hará desaparecer o reducirá la irritación de los mexicanos. Lo más probable es que tampoco.

Pero sí creo que tenía que ofrecer una disculpa pública, y aunque hubiera sido mejor que la ofreciera mucho antes, no podía dejar de hacerlo justo cuando se colocan los cimientos de lo que será el nuevo Sistema Nacional Anticorrupción.

Éste podría ser un parteaguas en la historia de la lucha contra la corrupción en México.

La disculpa pública era necesaria, frente a la construcción del Sistema Nacional Anticorrupción, que representa la organización, esperanza y triunfo ciudadano.

Al tiempo.

marcomaresg@gmail.com
Twitter: @marco_mares