Fortuna y poder

Internet móvil, objetivo de AT&T

Reza el dicho: para que la cuña apriete tiene que ser del mismo palo. Y todo indica que esa es la premisa que utilizará Randall Stephenson, presidente ejecutivo de AT&T, en su incursión en el mercado mexicano de las telecomunicaciones.

Si las autoridades mexicanas aprueban la operación de compra-venta de Iusacell, de Ricardo Salinas Pliego, por 2 mil 500 millones de dólares, entre la estadunidense AT&T y la operadora mexicana, la estrategia será competir de tú a tú con el operador preponderante: América Móvil.

La propia AT&T conoce a fondo a su antiguo socio Carlos Slim; fueron socios por muchos años.

Pero por si no fuera suficiente, la operación en México de Iusacell la habrá de conducir un experto del negocio, que conoció todos los entretelones del mismo, precisamente desde Telmex, por más de una década como presidente del consejo de administración de esa empresa.

Jaime Chico Pardo es y seguirá siendo miembro del consejo de AT&T.

Pero además, Chico Pardo será el operador de Iusacell y conducirá los esfuerzos de AT&T, para convertir a la compañía de telefonía móvil mexicana en la punta de lanza de la red de servicio móvil de América del Norte, a fin de cubrir a 400 millones de consumidores.

Chico Pardo —de acuerdo con fuentes bien informadas— ya no tiene acciones de América Móvil y conoce al dedillo el negocio de las telecomunicaciones en México.

AT&T busca no solo el mercado local, sino también el regional de América del Norte, en el que ya tiene la supremacía en Estados Unidos.

Pero buscará competir en el mercado mexicano con toda su experiencia, adquirida en la sociedad con el magnate mexicano de las telecomunicaciones.

AT&T centrará su estrategia de negocio en la creación de un mercado de internet rápido para Norteamérica, con prioridad en México.

Iusacell utiliza solo 35 por ciento de la capacidad de la banda de 800 megahercios que tiene autorizada, precisamente la más rápida y estable del mercado nacional. AT&T buscará utilizar toda la capacidad de esta banda.

Y obviamente los recursos no serán un problema para uno de los operadores más importantes de EU, que llega justo cuando todas las piezas del ajedrez están en movimiento.

Lo más seguro es que no habrá problema para que la Comisión Nacional de Inversiones Extranjeras apruebe la compra, ya que la Constitución permite hasta 100 por ciento de capital extranjero.

marcomaresg@gmail.com

http://twitter.com/marco_mares