Fortuna y poder

Informalidad, reto financiero

Aunque se observan avances notables en materia de inclusión financiera (como se llama al acceso a los servicios y productos financieros institucionales), lo cierto es que la informalidad sigue siendo un reto mayúsculo para el sistema.

Eso se puede concluir de las cifras de la Encuesta nacional de inclusión financiera 2015, elaborada por el Inegi.

La información revela que ¡30 millones de mexicanos guardan su dinero en casa! y ¡15 millones ahorran en tandas!

Esto quiere decir que más de la mitad de la población adulta del país no tiene una cuenta de ahorro en instituciones formales.

Claro que si se quiere ver el vaso medio lleno, como prefiere verlo el presidente de la CNBV, Jaime González Aguadé, puede destacarse que 68 por ciento de la población adulta en México tiene al menos un producto financiero, en contraste con 56 por ciento que se tenía registrado en 2012.

En otras palabras, las instituciones financieras en general, no solo los bancos, tienen una enorme oportunidad de aumentar la inclusión financiera.

En México hace falta una mejor cultura financiera que derive en un mayor ahorro de la población.

Pero también es cierto es que el nivel de ingresos de la mayoría de los mexicanos es un serio obstáculo para el ahorro.

Al mismo tiempo habría que hacer notar que los bancos fundan sus negocios en elevadas comisiones.

En días pasados la Condusef, de Mario di Costanzo, reveló que las instituciones financieras obtienen ganancias por casi 100 mil millones de pesos al año con el cobro, a los usuarios, de mil 417 comisiones.

Di Costanzo afirmó que habría que analizar si los costos que pagan los usuarios por los servicios financieros son una barrera de acceso para las personas.

Otro punto revelado en el análisis sobre los rendimientos bancarios es que las tasas de interés que ofrecen a los ahorradores son negativas en términos reales.

¿Será que con mayores ingresos y menores comisiones e intereses reales aumentaría sustancialmente la inclusión financiera? Al tiempo.

SALDOS

• La ley3de3 registró un giro sorprendente que parece una revancha contra la iniciativa privada que la impulsó. Falta ver en qué acaba esta historia, pero en el extremo ¡las personas físicas y morales que reciban recursos públicos tendrían que presentar sus declaraciones patrimonial y de intereses! m

marcomaresg@gmail.com
Twitter: @marco_mares