Fortuna y poder

Inegi, ingresos y las fotos a color

El secretario de Desarrollo Social, José A. Meade, respalda al Inegi frente al Coneval. El Inegi no cambió la metodología, simplemente cambió la manera en que obtiene la información en campo para integrar el Módulo de Condiciones Socioeconómicas, apunta el funcionario. Para él, la polémica entre ambos organismos es técnico y puede superarse mediante el diálogo.

Meade hace una alegoría: “Es como decir que ya no queremos fotografías en blanco y negro porque tomamos fotos a color y no son comparables. Y si las de color nos permiten un mejor diagnóstico, pues ni modo que estemos en contra de esa mejora”.

El también ex secretario de Hacienda considera que el Inegi enfrentó la enorme brecha, que existe desde hace 35 años entre las cifras del producto interno bruto per cápita y las de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (Enigh).

En 2010 tales indicadores mostraban enormes diferencias. En ese año el PIB per cápita fue de 120 mil pesos, mientras que el ingreso promedio de la Enigh fue de 47 mil pesos. Había una brecha de más de 80 mil pesos entre una y otra. En 2014 el PIB per cápita fue de 143 mil pesos y el ingreso promedio de la Enigh fue de 41 mil; una brecha entre una y otra cifras de 80 mil pesos.

El funcionario advierte que la brecha que registra México es la más grande entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, con 67 por ciento de diferencia.

Ningún país del club de ricos tiene una brecha de más de 40 por ciento. De hecho, ningún país de Latinoamérica tiene una brecha que se acerque a la de México. Por primera vez en mucho tiempo escucho en público a Meade en un modo distinto a su habitual tono conciliador y diplomático. Aunque no pierde su esencia, se escucha notablemente enfático, para sus estándares.

Defiende con vehemencia el cambio del Inegi y se pronuncia por el diálogo entre técnicos. Por su parte, el secretario ejecutivo del Coneval, Gonzalo Hernández Licona, se ha mantenido firme en su señalamiento contra el Inegi por la opacidad y falta de comunicación, y asegura que el Coneval no fue enterado del cambio.

La verdad es que Hernández Licona y el Coneval tienen profundos cimientos de credibilidad. Y la pregunta es al Inegi: ¿por qué hacer cosas buenas que parecen malas?

Saldos

•México es uno de los polos de atracción entre los turistas de América y Europa, y seguramente se beneficiará de la derrama que pronostica la OMT para este año, de 500 millones de visitantes en la temporada más alta de vacaciones.

marcomaresg@gmail.com

Twitter: @marco_mares