Fortuna y poder

Ifetel, ¿falló esquema licitatorio?

Luego de que Grupo Radio Centro (GRC) incumplió  con el pago de su oferta por 3 mil 58 millones de pesos por una cadena de televisión abierta, las acciones de la radiodifusora cayeron 18 por ciento, a 18.18 pesos y el Ifetel está en el ojo del huracán.

¿El órgano regulador tiene o no responsabilidad sobre el fracaso en la colocación de una de las dos cadenas de televisión abierta que licitó?

¿Hizo bien su tarea o erró al calificar la capacidad financiera de una empresa que puso sobre la mesa una oferta exagerada?

¿Falló el esquema licitatorio al presentarse ofertas tan dispares y al final la autodescalificación de uno de ellos?

El presidente del Ifetel, Gabriel Contreras, afirma que la responsabilidad es exclusiva del empresario que decidió no pagar la oferta que hizo y, en consecuencia, será objeto de la ejecución de la garantía de seriedad por 415 millones de pesos.

El comisionado presidente asegura que Grupo Radio Centro entregó dos de tres documentos que exigían las bases de licitación para comprobar la solvencia económica: una carta de intención financiera de acreditación y los estados financieros proforma.

Grupo Radio Centro contaba con la capacidad financiera para hacer el pago y optó por no hacerlo y esa es responsabilidad exclusiva del empresario.

“No hablamos de una revocación por incapacidad o porque quebraron; decidieron no pagar la oferta económica y la consecuencia es la ejecución de la garantía de seriedad”, repite con insistencia Contreras.

Sus palabras parecen chocar de frente con la realidad de los números de una empresa pública que reflejan un elevado endeudamiento y escaso flujo de utilidades.

Apalancamiento que, incluso, estaría poniendo en serios aprietos a Grupo Radio Centro porque, para la obtención de la garantía de seriedad, habría puesto su principal inmueble y se rumora que hasta algunas frecuencias de radio.

El propio Contreras asevera que no existe notificación alguna en el registro de Telecomunicaciones sobre la presunta enajenación de frecuencias.

En fin. Por lo pronto hay un empresario en aprietos y un regulador bajo el escrutinio de la opinión pública.

Al tiempo.

marcomaresg@gmail.com

http://twitter.com/marco_mares