Fortuna y poder

EPN, ¿presidente del empleo?

Las cifras sobre la generación de plazas de trabajo que se registran hasta ahora en México, de mantenerse e incrementarse como se proyecta, podrían convertir a Enrique Peña Nieto en el presidente del empleo.

Su antecesor, Felipe Calderón Hinojosa, quien ofreciera durante su campaña convertirse en el presidente del empleo, no lo logró.

Paradójicamente, la extraordinaria generación de empleos que se está registrando en este sexenio se explica en parte por la reforma laboral calderonista, aunque también, de manera destacada, por las reformas económicas peñistas.

Pero más allá de promesas y paradojas, los números en materia de empleo son notables.

De acuerdo con las cifras del IMSS, que dirige Mikel Arriola, en lo que va de la presente administración, del primero de diciembre de 2012 a septiembre de 2016, se crearon 2 millones 331 mil 446 empleos. Es una cifra histórica.

La tasa de crecimiento del empleo es de 4 por ciento; es decir, del doble de lo que crece el producto interno bruto.

Esa generación de empleo es la mejor desde que se tiene registro y es 3.2 veces mayor que la reportada en el sexenio de Felipe Calderón, comparando el mismo periodo.

En lo que va del siglo, uno de cada tres puestos de trabajo se ha creado en el sexenio peñista.

Y de los 37 meses con mayor generación de empleos reportados al IMSS, 13 corresponden a la administración de Peña Nieto.

En el sexenio calderonista, de 2006 a 2012, se crearon 720 mil 173 plazas de trabajo.

En lo que lleva de su sexenio Enrique Nieto se han creado 2.3 millones de empleos.

La afiliación de trabajadores al IMSS al 30 de septiembre de 2016 fue de 18 millones 626 mil 402.

De esa cantidad, 86 por ciento es permanente y 14 por ciento eventual.

Solo en lo que va de este año 2016 se generaron 742 mil 369 puestos de trabajo, 22 mil más que en todo el sexenio calderonista.

De acuerdo con las proyecciones de la Secretaría de Hacienda, se estima que el sexenio cierre con una creación de entre 3.2 —en el escenario más prudente— y 4.1 millones de empleos —en el escenario más optimista.

Con cualquiera de las proyecciones, Peña Nieto rebasaría el récord de creación de empleos del sexenio de Ernesto Zedillo, de 2.5 millones.

Según Mikel Arriola, el crecimiento del empleo es positivo no solo en cantidad, sino en calidad, porque la mayoría de los empleos que se han generado son de dos a seis salarios mínimos y de seis o más. Veremos si de facto Enrique Peña se convierte en el presidente del empleo. Al tiempo.

marcomaresg@gmail.com

Twitter: @marco_mares