Fortuna y poder

Dinero plástico "vs" efectivo

A pesar del creciente uso del dinero plástico, a escala global el efectivo sigue imperando.

En el mundo 85 por ciento de las transacciones se hace en efectivo; en México alcanza 88%.

En nuestro país, solo 12% de las transacciones se hace con dinero plástico.

El crecimiento de pagos electrónicos en México se ha dado por oleadas y la última se registró con el inicio del pago de nómina con tarjeta de débito.

Desde entonces el número de terminales punto de venta pasó de 130 mil a cerca de medio millón; hoy existen más de 630 mil.

Luego vino la tarjetización de los programas de distribución de beneficios sociales, como Oportunidades, el sexenio pasado y, más recientemente, Infonacot dejó de dar sus financiamientos en efectivo para extender tarjetas de crédito.

Antonio Junco, presidente de Mastercard México y Centroamérica, tiene claro que viene otra oleada de crecimiento en el mercado mexicano de medios de pago.

Esta industria ha tenido alto crecimiento en el pasado y tiene alto potencial para el futuro.

El precio de las acciones de Mastercard, que se hizo pública apenas hace seis años, demuestra que el crecimiento del dinero plástico es inexorable, al pasar de 39 a 670 dólares por título, en octubre pasado.

Y es que el dinero en efectivo es caro y opaco en términos fiscales, para los gobiernos.

De acuerdo con un estudio de Mastercard, el costo para el país por el uso de efectivo puede ir de 0.5% a 1.6% del PIB.

El uso del efectivo cuesta por la elaboración de billetes y monedas, el transporte, la custodia y los seguros, por considerar solo los costos directos; los indirectos son incalculables.

Viene una nueva oleada de crecimiento en virtud de los avances de la tecnología y de las reformas hacendaria y financiera que darán otro impulso al uso de medios electrónicos, con el alta automática de todos los mexicanos con CURP.

Esto, sin duda, agrandará la ventana para la fiscalización que realiza el SAT.

Saldos

- Alerta en México por la aparición en Sonora, Sinaloa y Nayarit del síndrome de enfermedad temprana. Puede acabar con la industria camaronera si no se atiende. Cargill convoca a una reunión de emergencia para coordinar una estrategia que lo evite.

 @marco_mares