Fortuna y poder

DHL, México y la logística

El fin de semana pasado se realizó en Austin, Texas, el Gran Premio de Fórmula 1 que, de acuerdo a cálculos preliminares, generó una derrama económica de entre 500 y 800 millones de dólares, más la generación de 600 mil empleos.

La carrera de autos de Fórmula 1 es considerada uno de los tres más prestigiosos eventos deportivos internacionales, comparado con las Olimpiadas y la Copa Mundial de futbol, por su impacto económico y el número de personas que la ven por televisión.

Cada carrera de Fórmula 1 tiene más de 500 millones de televidentes en 187 países, cifra que lo hace el deporte más observado del mundo.

México anunció recientemente que logró atraer el Gran Premio de Fórmula 1 y hay enormes expectativas por el beneficio económico que traerá.

Como otros importantes eventos deportivos, se trata de un negocio que funciona con patrocinios. Uno de los grandes patrocinadores de Fórmula 1 es la empresa alemana de logística DHL.

Para esa firma el patrocinio de eventos que se relacionan con la precisión, el trabajo en equipo y la coordinación es fundamental en términos mercadotécnicos.

En México, DHL Express México es dirigida por Antonio Arranz, quien tiene el reto de invertir 125 millones de dólares en un lustro y mantener y ampliar la ventaja frente a sus competidores.

DHL ha sido, por 11 años consecutivos, patrocinador del Gran Premio de Fórmula 1 y actualmente está buscando amarrar la negociación por continuar siéndolo en su edición en México.

DHL ha compartido el patrocinio por varios años con Pirelli, pero en México tal vez pueda emerger un tercero en discordia.

DHL opera en México desde hace 35 años; realiza más de 100 mil envíos al día y genera más de 3 mil 600 empleos.

DHL es la empresa global de logística líder en el mundo y su experiencia debería ser considerada por el gobierno mexicano.

Para Antonio Arranz, el nuevo aeropuerto capitalino es una gran oportunidad para colocar a México como un hub internacional.

Pero —desde su punto de vista— el principal proyecto de logística del gobierno peñista debe realizarse con la máxima transparencia y participación de inversión privada —mediante un esquema de asociación público-privada— y de testigos sociales auténticos.

Pero, sobre todo, debe evitar que el proyecto se politice y/o se entregue por amiguismo y no por competencia y habilidades técnicas.

Ojalá su voz se escuche. ¡Al tiempo!

marcomaresg@gmail.com

http://twitter.com/marco_mares