Fortuna y poder

Crecimiento, contrastan perspectivas

Contrasta el pesimismo de los analistas que consulta el Banco de México con el optimismo que refleja la Secretaría de Hacienda en materia de crecimiento económico.

Mientras que Hacienda mantiene, hasta ahora, su pronóstico de crecimiento para el cierre de 2015 en 3.2-4.2 por ciento, por séptima ocasión consecutiva, los analistas consultados por el Banco de México recortan su estimación de crecimiento económico del país.

Para el cierre de 2015 lo reducen de 3.08 a 2.95 por ciento. Para 2016 lo revisan a la baja de 3.63 a 3.51 por ciento. Y para 2017 anticipan un menor crecimiento, al pasarlo de 3.93 a 3.82.

Son locales los motivos que llevan a los analistas a recortar sus pronósticos de crecimiento.

Producción petrolera decreciente, el freno

El principal motivo de preocupación para los analistas es la inseguridad.

Y el segundo más importante es la caída en la producción petrolera.

Ambos factores son el principal freno que observan para el crecimiento económico del país.

Pero hay otros factores que influyeron en la perspectiva pesimista de los analistas: la debilidad en el mercado interno, la inestabilidad financiera internacional, el precio de la mezcla mexicana de petróleo de exportación, una mayor depreciación del tipo de cambio del peso frente al dólar y la política fiscal que se está aplicando.

Apenas antier, el gobierno mexicano envió los precriterios de política económica al Congreso de la Unión y ahí destacó el recorte al estimado en la producción petrolera para el cierre de 2015, que pasará de 2.4 millones de barriles diarios a 2.280 millones de barriles diarios.

En Hacienda y en Banxico la preocupación central es la menor producción petrolera.

Hay divergencia en los pronósticos de los economistas independientes y el gobierno mexicano.

La verdad, se ve difícil que se sostenga el pronóstico oficial de crecimiento económico.

¿Pequeña luz al final del túnel?

La noticia es que la inversión de las empresas comienza a repuntar.

La inversión fija bruta aumentó 1.5 por ciento en enero, una recuperación respecto de la caída del mes previo, cuando bajó 0.82.

La inversión fija bruta de enero creció 7.3 por ciento anual, el mayor aumento anual desde febrero de 2012. Al eliminar la estacionalidad, aumentó 1.5% mensual y  8.4% anual.

¿La mayor inversión de las empresas será la pequeña luz al final del túnel? Veremos.

marcomaresg@gmail.com

http://twitter.com/marco_mares