Fortuna y poder

Consumo, ¿al alza?

Frente al crecimiento de la pobreza, el bajo nivel de los ingresos de la mayoría de los mexicanos y el reducido crecimiento económico del país, hay datos que parecen contrastar, porque muestran mejoría en el consumo.

Desde el gobierno se han encargado de presumir los efectos positivos inmediatos de las reformas energética y de telecomunicaciones, como son la baja en el precio de las tarifas eléctricas industriales y domésticas, el final de los gasolinazos y el abaratamiento de los servicios de telefonía y datos.

Tales efectos estarían reflejándose en una mejoría en el consumo general, dicen las voces gubernamentales.

Más allá de que lo creamos o no, a últimas fechas han sorprendido los datos al alza en las ventas de autos y en tiendas departamentales y de autoservicios.

Por eso es importante observar los datos del Inegi respecto del consumo.

De acuerdo con el Inegi, el Índice de Consumo Privado en el Mercado Interior de México creció 3.8 por ciento real anual en mayo de este año.

Ese índice mide el comportamiento del gasto realizado por los hogares en bienes y servicios de consumo, tanto de origen nacional como importado, y permite dar seguimiento mensual al componente más significativo del PIB por el lado de la demanda.

Ese 3.8 por ciento representa el mayor incremento anual desde noviembre de 2012.

Y se explica por un mayor crecimiento en el consumo de bienes y servicios de origen nacional, con una tasa de 3.6 por ciento, y en el consumo de bienes importados, con una tasa de 5.5 por ciento

Respecto al mes anterior, el Imcpmi creció 0.8 por ciento para el mismo mes de mayo.

Ello implica el segundo incremento mensual consecutivo y el más alto de los últimos cuatro meses, ante el mayor aumento real mensual del consumo de bienes y servicios nacionales, con una tasa de 0.9 por ciento, y del consumo de bienes de origen importado, con una tasa de 4.2 por ciento.

Con series originales, el índice creció 2.8 por ciento, superior al de mayo de 2014, de 1.7 por ciento.

Es un dato positivo, pero habrá que ver qué pasó en junio y julio, los de mayor depreciación del peso. Al tiempo.

marcomaresg@gmail.com

http://twitter.com/marco_mares