Fortuna y poder

Bloqueo, el costo social

En poco menos de 10 días el bloqueo de los maestros de la CNTE en Oaxaca impidió la distribución de alimentos a 1.5 millones de personas, consideradas entre las más pobres del país.

El movimiento de los maestros se tradujo en la parálisis de 9 mil toneladas de alimentos que cotidianamente llegan, a través de 2 mil 500 tiendas y 30 almacenes, a las zonas más alejadas y comunidades más pobres de Oaxaca.

Diconsa es la red de abasto social más importante de México y la más grande de América Latina...

Junto con Liconsa son los dos brazos de abasto social del gobierno mexicano.

La circulación de abasto social fue interrumpida por casi una decena de días en detrimento de las comunidades de menos de mil 500 habitantes y más remotas del empobrecido estado de Oaxaca...

El gobierno mexicano, desde la Sedesol, que encabeza José Antonio Meade, tuvo que improvisar y coordinar un plan de logística alterno para restablecer el suministro alimentario.

Tuvo que tender un puente aéreo, realizar suministro hormiga y prácticamente clandestino e improvisar centros de almacenamiento en entidades aledañas...

Al corte de ayer se había logrado alcanzar 99 por ciento y se esperaba aumentarlo hasta ciento por ciento hoy.

Con un horizonte muy corto de sustentabilidad: 15 días y la probabilidad de que, en caso de volver a ser cortada la cadena, podrían gestarse nuevos episodios de desabasto.

Más aún, el presupuesto de la principal cadena de distribución social tendría que ser replanteado para sufragar los costos de la logística alterna.

Hasta ahora Diconsa podrá enfrentar los costos, cuyo monto total todavía no se determina.

Pero nadie garantiza que de mantenerse la demanda de "justicia social" de la CNTE haga realidad la necesidad de replantear el horizonte presupuestario de Diconsa.

Para el titular de la Sedesol no hay ninguna bandera social que justifique la interrupción del suministro alimentario a los mexicanos más pobres del país.

Simple y sencillamente "no es ético"; nada justifica que se perjudique a quienes menos tienen; nada justifica que en aras de una supuesta demanda social se afecte el alimento, el empleo y las inversiones.

marcomaresg@gmail.com
Twitter: @marco_mares