Fortuna y poder

Bancos, bajo la lupa: Luis Videgaray

La reforma financiera cambiará la forma de hacer banca en México.

Esta reforma incluye un conjunto de 34 cambios con un solo objetivo: hacer que la banca, tanto comercial como de fomento, preste más.

Ese es el propósito que tiene el secretario de Hacienda, Luis Videgaray.

En ese contexto, para la banca privada, viene un trago amargo.

Los bancos comerciales estarán bajo la lupa de las autoridades, que determinarán quiénes no prestan y en cambio se dedican más a la especulación.

Con la reforma financiera, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, que preside Jaime González Aguadé, podrá determinar qué bancos no están prestando.

La autoridad tiene la facultad de evaluar si los bancos están prestando o en realidad están especulando con el dinero que captan del público, al colocarlo en valores gubernamentales.

Hasta ahora, esta facultad que tienen las autoridades regulatorias del sector financiero de casi todos los demás países, no la tenían las de México.

Con esta facultad se les podrá aplicar a aquellas instituciones financieras que no presten, la retención de autorizaciones para las actividades que determinen las autoridades. La idea es obligarlos a prestar y que dejen de especular.

Hasta ahora la autoridad solo regulaba la solidez de los bancos, su solvencia, adecuada capitalización y liquidez.

Por primera vez con esta reforma la autoridad tendrá las facultades y la obligación de asegurar que los bancos actúen como bancos.

Por otra parte, con la reforma hacendaria se prevé que, luego de un periodo de transición, los bancos ya no presten a quienes no están inscritos en el Registro Federal de Contribuyentes. Los bancos coadyuvarán a formalizar a los informales.

Vienen tiempos diferentes para los bancos. La reglamentación secundaria de la reforma financiera estará lista en el primer semestre de este año.

Saldos

José Antonio González, director del IMSS, anuncia la compra consolidada de medicamentos por 43 mil millones de pesos, cantidad equivalente a un cuarto del PIB; generará ahorros por 3 mil 700 millones de pesos. Sin duda es una estrategia sólida para abatir la corrupción y el desabasto de medicamentos.

http://twitter.com/marco_mares