Fortuna y poder

Apertura petrolera prevé golpes de suerte

Los contratos para la exploración y extracción de petróleo incluyen un mecanismo de captura a prueba de sorpresas.

Garantiza al Estado mexicano el máximo rendimiento en todos los escenarios, incluidos los golpes de suerte en los que las empresas internacionales y nacionales pudieran encontrar extraordinarios yacimientos de energéticos.

Es un mecanismo que evitará lo que le pasó a Venezuela, donde no se previó y un golpe de suerte, que implicó una mayor extracción y rendimientos para la petrolera concesionaria condujo a un pleito legal.

Con la apertura energética, México no pierde la calidad soberana, asegura el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell.

Lo confirma y ratifica el presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, Juan Carlos Zepeda: hay causales que no están sujetas al arbitraje internacional.

El gobierno mexicano blindó el proceso de apertura al grado de la exageración para evitar corrupción y cualquier resquicio de discrecionalidad u opacidad.

Y en términos legales y económicos buscó toda la seguridad y prioridad al Estado mexicano.

Por eso se optó por los contratos de producción compartida.

Permitirán maximizar la renta petrolera, generar empleos y atraer inversión.

Hacienda, encabezada por Luis Videgaray, determinó el régimen fiscal, que incluye contraprestaciones contractuales e impuestos: porcentaje de utilidad operativa (sujeto a un mecanismo de ajuste progresivo), cuota contractual por kilómetro cuadrado, regalía sobre ingresos brutos, impuesto de actividad de exploración y extracción por kilómetro cuadrado; e impuesto sobre la renta.

Dispone de un mecanismo de ajuste que incrementa la participación del Estado ante sorpresas positivas en producción y precios.

Se activa a partir de un retorno antes de impuestos de 25 por ciento, y cuando alcanza 40 por ciento la participación del contratista se reduce al máximo.

Para adjudicar los contratos, el Estado se reservó 90 por ciento de participación en la utilidad operativa, más 10 por ciento de factor de inversión adicional para el área contractual.

¡No más, pero no menos! ¡Al tiempo!

marcomaresg@gmail.com

http://twitter.com/marco_mares