Cuestión Política

En puerta, la división de Morena

Hoy, a tan solo 10 meses de la elección presidencial del 2018, Morena, la franquicia de Andrés Manuel López Obrador, vislumbra ya un panorama de división, -aunque lo niegue su propio líder- tras la accidentada jornada para otorgarle el encargo de ese partido político, a la jefatura del gobierno de la Ciudad de México a Claudia Sheinbaum.

Y es que a partir de que se dio a conocer el resultado de ese encuentro "dirigido" por los consejeros del Partido Movimiento de Regeneración Nacional para coronar a Claudia Sheinbaum, -quizá la funcionaria más cercana a López Obrador- las expresiones de molestia y decepción han sido emitidas por cientos de militantes que creyeron que el dedazo flamígero, el de AMLO, no se practicaba en Morena.

Empero, Ricardo Monreal, el gran perdedor, "ya vendió caro su amor", con el fin de que AMLO voltee a verlo y le otorgue el regreso del hijo pródigo. Es cierto. Aunque lo nieguen las "estadísticas" que dio a conocer el Consejo Directivo de Morena, el triunfo fue dirigido a la todavía titular de la delegación política de Tlalpan.

Lo extraño de toda esta escaramuza, es que Monreal Ávila se atrevió a enfrentar y desafiar a su jefe y quizá amigo, López Obrador, por no haberle dado a él, la victoria para ser nominado al segundo cargo político más importante de México. .

Los detractores de AMLO le apuestan a su soberbia, la que según dicen sus más cercanos, le dominará de nueva cuenta y Monreal quedará fuera de Morena. Quienes digan lo que afirmen sus consabidos estudiosos, el boquete que le causará al partido será de consecuencias irremediables. Lo veremos en el mediano plazo.

Comienza la violencia en el PAN

A punto de entrar de lleno a la fase definitoria del proceso electoral del año próximo, los legisladores del Partido Acción Nacional tendrán un desgaste extra para votar por el personaje que ocupará lo que será la Fiscalía General de la República.Y es que según Javier Lozano, los senadores votarán en contra del dictamen elaborado por sus homólogos del PRI, en el que Raúl Cervantes Andrade, actual procurador general de la República, será quien ocupe por los próximos nueve años la titularidad de la Fiscalía.

Con lo que hoy iniciaría un auténtico choque de trenes si llega la designación del priista ya que el tema acabará por dividirlos, porque de sus 26 sitiales en el Senado de la República, según Lozano, 12 están ya comprometidos con el priismo, lo que ocasionará una verdadera hecatombe.