Cuestión Política

El gobierno debe extraditar a Azcárraga


A pesar de lo que esgrima Gastón Azcárraga Andrade, reconocido empresario mexicano por fraudes, evasión fiscal y recepción de fondos ilícitos, deberá pagar con cárcel la serie de daños ocasionados a Mexicana de Aviación, toda vez que fue el causante de que la aerolínea suspendiera sus operaciones en agosto de 2010.

Como le hacen todos los cobardes, después de la serie de tropelías cometidas en agravio de miles de trabajadores, el otrora presidente del Grupo Posadas de México, pidió asilo en Estados Unidos para librar la orden de aprehensión que le fue girada el 19 de febrero del presente año por la Procuraduría General de la República.

Azcárraga deberá hacer frente a dicho ordenamiento y a las cientos de denuncias civiles, mercantiles y penales que enfrenta por ex empleados de Mexicana, a quienes defraudó por sus intereses mezquinos y a los que abandonó cuando era presidente del Consejo de Administración de la entonces línea aérea nacional por excelencia.

Si en realidad el gobierno federal pretende congraciarse con la ciudadanía, deberá de proseguir todas las acciones tendientes a la captura de Azcárraga para que pague económicamente por las fechorías e ilícitos cometidos en agravio de miles de mexicanos, que tenían más de 20, 30 y 40 años de servicios laborales en la multicitada empresa.

EN CANCÚN EL TIANGUIS TURÍSTICO PASÓ DE NOCHE

La mala estrategia logística proyectada para el Tianguis Turístico Cancún 2014, originó que el mismo registrara escasa concurrencia en el hotel sede de parte de posibles compradores nacionales y extranjeros de servicios turísticos, quienes se quejaron de lo lejos que se situó el llamado Centro de Convenciones con la zona hotelera de Cancún.

De igual forma, hubo denuncias de los cientos de asistentes por la mala atención de los organizadores, quienes no pudieron satisfacer las necesidades más imperiosas de los representantes de los grandes consorcios que se dan cita todos los años en el evento.

No obstante que en Cancún se tiene amplia experiencia en cuanto a prestación de servicios, la gente que fue contratada para otorgar atención a los expositores, no dio muestras de conocimiento del rubro y su desempeño dejó mucho que desear.

Y para no variar, el presidente municipal de Cancún, Paul Carrillo de Cáceres, fiel a su desempeño como "servidor público", estuvo fuera de contexto de la organización, ya que ni siquiera posó para la foto oficial del certamen, porque quedó muy lejos del presidente Enrique Peña Nieto y del gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge. Siempre fuera de foco por su escasa experiencia "política".

El alcalde no ha podido descifrar la importante tarea que desempeña a partir del 1 de octubre del 2013, ya que se ha dedicado a recortar el césped de las principales avenidas, a pintar banquetas y guarniciones y a descontextualizar el esquema de cobros del ayuntamiento a los particulares, en lugar de adoptar estrategias que erradiquen la grave delincuencia que azora ya al más de millón de habitantes de Cancún.