Cuestión Política

¿Y ahora qué ocurrencia ofrecerá Mancera?

La crisis política que enfrenta la Ciudad de México ha sido causada por la negligencia y la nula experiencia de Miguel Angel Mancera, quien persiste en culpar a sus detractores de sus desatinos y torpezas. Sin embargo, sus decisiones lo han dejado reflejado tal cual como es, ante los habitantes de la metrópoli más poblada del mundo.

Y para no ser menos, el tema recurrente del demagógico programa Hoy No Circula, impuesto por el fallecido Manuel Camacho Solís en 1989, cuando era jefe del otrora Departamento del Distrito Federal (DDF) y quien se caracterizó por darle “atole con el dedo” a la izquierda que encabezaba Cuauhtémoc Cárdenas, no imaginó nunca los graves conflictos que acarrearía con el correr de los años.

Empero, los problemas más agudos los ha causado Mancera Espinosa, quien a ocurrencias y simulaciones ha sometido el mandato de los más de 10 millones de habitantes y sus representados, que ya anuncian, “ahora sí”, tomarán las calles de la capital de la república mexicana para protestar por los golpes bajos ocasionados por el apartidista doctor en derecho.

El jefe capitalino debe saber en estos momentos que ya promueven amparos miles de ciudadanos por la inconstitucional medida que causó el mismo, luego de romper la regla no escrita para dejar circular todos los días los vehículos con más de 8 años de antigüedad y que anteriormente no podían hacerlo por reglamento.

Su engolosamiento por el poder y sentirse también fuerte aspirante a la candidatura de la izquierda para la Presidencia de México en 2018, le hicieron perder el piso y ahora tendrá que pagar las consecuencias de esos actos llenos de demagogia y que solo sirven para ganar notoriedad en el corto plazo, pero que a la larga resultan contraproducentes por su fragilidad.

Si Mancera quiere salvar la cabeza, tendrá que desarrollar a partir de ya, una estrategia que sirva para devolverle a los capitalinos un poco de tranquilidad de la que ya no disfruta desde hace varios lustros, y que como candidato a la jefatura del GDF ofreció a la gente como carta de presentación para hacer crecer sus bonos o, quizá, para entregarle a los habitantes de la metrópoli, una ciudad acorde a las exigencias del siglo XXI.

JAIME HERNANDEZ ABANDERADO DEL PRD

El ex alcalde interino de Benito Juárez (Cancún), Jaime Hernández Zaragoza, se inscribió como abanderado a la presidencia municipal del destino turístico más importante de México, toda vez que ha recibido el beneplácito de la dirigencia nacional del PRD, quien lo ponderó como el representante con mejor valor y prestigio del paradisíaco puerto del Caribe mexicano.

Para ser registrado, Hernández tuvo que sortear las amañadas y ancestras  formas del sol azteca que pone en práctica cada vez que se registran ciclos de inscripción de candidatos.

Ayer no fue la excepción y Hernández Zaragoza tuvo que esperar más de dos horas con sus decenas de seguidores en el inclemente sol de Cancún.

Sabía que le pondrían todos los obstáculos porque no obstante las declaraciones del neo perredista, Agustín Basave, de que existe equidad, ese instituto político persiste en manejarse de manera turbia, con tribus y corrientes que desencantan hasta al más santificado.

En Quintana Roo, miles ya apuestan a que el ganador de la contienda para suceder al priista Roberto Borge es Carlos Joaquín González, porque el gallo del mandatario tricolor se quedó en la Cámara de Diputados federal a cumplir con su mandato.

A pesar de las carretadas de millones de pesos que manejará el priismo quintanarroense, se ve difícil doblegar la voluntad del electorado que está resentido con el sistema por la crisis  financiera que enfrenta y con mayor profundidad a partir del presente régimen.