Cuestión Política

Urge ley de despenalización de mariguana

La despenalización de la mariguana por los ministros de la Suprema Corte de Justicia (SCJN) -que marcó un hito en la historia moderna de México- tendrá que ser abordada a partir de ya por los integrantes del Congreso de la Unión, para emitir una ley que proteja y regule el consumo de la cannabis.

Y es que a partir del amparo concedido a cuatro miembros de un ente social denominado SMART, la medida legal ya acarrea reacciones positivas y otras, en abierta descalificación contra los juzgadores, que se atrevieron a conceder un amparo a cuatro mexicanos que integran la llamada Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerante, capítulo de otra entidad denominada, México Unido contra la Delincuencia.

La decisión de los ministros fue aplaudida por propios y extraños. Empero, sin profundizar si la medida es perjudicial o benévola, la realidad es que se requiere de una legislación acorde a los tiempos que enfrentamos, máxime en donde el cultivo, tráfico y venta de esa hierba, ha sido causante de graves problemas políticos y sociales no solo en nuestro país, sino en todo el mundo.

Ninguna nación está exenta de los problemas que ha acarreado el consumo de la mariguana, enervante que ha sido defendido a ultranza, de manera principal, como bandera o lema de lucha por las nuevas generaciones, cuando los jóvenes imaginan o esgrimen que sus derechos no son respetados.

Desafortunadamente, la despenalización, sin duda, originará "una lluvia de amparos" en tanto las Cámaras federales, elaboran y redactan una ley acorde a las exigencias y consumos que es ya la comidilla de todos los sectores de la sociedad.

Si de verdad se quiere proteger a todos por igual, en la redacción de la nueva Ley General de Salud, los legisladores tendrán que dejar en claro que dicha premisa establecerá las formas para que los amparados puedan sembrar, cultivar, transportar y consumir la mariguana solo con fines recreativos, y no permitir nunca, el tráfico de la amapola para su venta a quien no la produzca.

Será también de trascendencia observar a partir de ayer, la reacción que tendrán los cárteles en torno al amparo concedido a los SMARTs, porque si bien es cierto que la prohibición de la venta y el consumo de la mariguana están penados por la ley, ahora el amparo concedido cambió la vida hasta de los que la producen.

Un problema con muchas aristas y de difícil resolución, se postra ya en la complicada agenda nacional, en la cual confluyen los más susceptibles principios de legalidad. Empero, con una auténtica legislación, clara y puntual, se establecerá el principio elemental del Estado de Derecho, que regule el consumo de la marihuana y de otros estupefacientes, de manera correcta.

Y a pesar de lo alarmante que aparenta el amparo concedido por los cuatro ministros de la Corte, es posible que a partir de la nueva ley, se desintegren muchas bandas criminales que han hecho del consumo de la mariguana, un pingüe negocio que ha causado miles de muertes y complicidad de millones de jóvenes en México con narcomenudistas y funcionarios públicos encubiertos en el sistema gubernamental.

CAMPUS DE LA UNAM EN TIJUANA

Entorno a su crecimiento en pro de la excelencia académica, la UNAM instalará en Tijuana, -la quinta ciudad más importante del país- otro campus que beneficiará a los bajacalifornianos en el mediano plazo.

Se fundará el anexo del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM en la frontera más importante de México, a la que confluyen los más prestigiados abogados.

El alcalde de Tijuana, Jorge Astiazarán Orci, firmó con el rector José Narro Robles la creación de dicho campus, que será ubicado cerca del prestigiado Colegio de la Frontera Norte, por el rumbo de Playas de Tijuana. Enhorabuena.