Cuestión Política

Tamaulipas al encuentro de la paz social

Tamaulipas despierta hoy con una nueva esperanza. Con un gobierno que deberá tener la obligación de restañar las heridas dejadas por el régimen de Egidio Torre Cantú, que sólo se dedicó a corromper lo ya establecido y que enriqueció de manera escandalosa a los hombres cercanos al otrora régimen priista.

Tras las elecciones del 5 de junio del presente, los tamaulipecos le endosaron la factura pendiente a la administración egidista, que no supo ni quiso resolver la grave problemática que conforme transcurrió el tiempo, se hizo insolucionable.

La vertiente adoptada por Torre Cantú y su equipo causó estragos en ciudadanos de esa entidad y en empresarios que acudieron a invertir su dinero en una región que en el pasado reciente, gozaba de prestigio.

De ahí que, sin cumplimiento de la ley, la administración se hizo cada vez con menos soporte legal, a grado tal que cuando quisieron enderezar el camino, la causa ya estaba perdida.

Por ello, a partir de este tiempo, el gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca tendrá enfrente un gran compromiso con su gente, a la que tendrá la obligación de procurar y ayudar con programas viables, que dejen de lado la demagogia retórica fácil que tanto dañó el rumbo del estado.

Deberá establecer medidas y leyes puntuales, en donde la vacilación y la mala ejecución de las mismas no se conviertan en el común denominador como aconteció en la recién concluída administración de Torre Cantú.

Debido al resentimiento que prevalece en sus coterráneos, el mandatario de extracción panista tendrá la obligación de cumplirles con la aplicación irrestricta de la ley, donde la simulación sea desterrada de ese régimen, que sólo causó malestar y decepción entre los tamaulipecos que esperaron más de sus gobernantes.

Es cierto, no la tendrá fácil, máxime en estos momentos donde la economía nacional se encuentra sumida en una incertidumbre preocupante y ellos –los tamaulipecos- como entidad fronteriza, enfrentarán problemas económicos más serios, debido a que el dólar es una moneda de cambio tan utilizada como el peso, en ese norteño estado.

Y a pesar de la oscuridad en que se encuentra ese estado y otras más entidades de la república, existe confianza en que a través de Acción Nacional, García Cabeza de Vaca, tendrá una actuación más que regular y deberá entregar cuentas sanas a lo largo de sus seis años de gobierno. No existe otra alternativa.