Cuestión Política

Tamaulipas y Edomex

En tanto el país se debate en un clima de linchamiento político por las elecciones del 7 de junio, sin importar las graves heridas y secuelas que se dejan por ese rencor mal entendido, el gobierno de Tamaulipas debería seguir el ejemplo de la empresa española OHL y abrir una investigación en torno al enriquecimiento de funcionarios públicos con la adjudicación de licitaciones ilegales a particulares inmorales.

Obrascón, Huarte, Lain, S.A. -OHL para el vox pópuli- ordenó una serie de investigaciones relacionadas con la construcción, operación y mantenimiento de las autopistas del Estado de México como la concesión del Viaducto Bicentenario, "a fin de que las mismas se obtuvieron con apego a la legislación aplicable y conforme a los términos establecidos en dichas concesiones" y que originó una acusación de corrupción en torno a Apolinar Mena Vargas, titular de Comunicaciones y Transportes de esa entidad.

Sin embargo, el regimen tamaulipeco persiste en mantener la corrupción para allegarse de dinero ilegal y sin que nadie se lo impida, viola de manera flagrante la Ley de Adquisiciones en los concursos públicos a los que convoca, burlándose de muchas empresas mexicanas con largo prestigio en fabricación de productos cien y en prestación de servicios, que le han apostado a la inversión nacional.

Aunque resulte ocioso gritar en un país de sordos para que se respete el estado de derecho, donde el imperio de la ley pareciera juego de niños, donde se aprueban legislaciones de Transparencia e Información para acabar con la corrupción y los fraudes cometidos por funcionarios públicos, éstos persistirán.

Lo lastimoso es que los tres niveles de gobierno insisten en exonerar a servidores que al amparo legal, violan los preceptos esenciales de nuestra Carta Magna, como ocurre en Tamaulipas, con licitaciones públicas manipuladas y amañadas por el Ejecutivo estatal, creo, con la venia del mandatario Egidio Torre.

En la colaboración de la semana anterior, expuse, la empresa EDM de México, en contubernio con el Centro de Investigación e Innovación Tecnológica del IPN (CIIT) y la Dirección General de Compras y Operaciones Patrimoniales del Gobierno de Tamaulipas, defraudaron con 80 millones de pesos al erario público de esa entidad, tras otorgarle a la empresa referida, la licitación para fabricar placas automotrices y en donde el CIIT dependiente del Politécnico, emitió un dictamen falso y violatorio.

Para infortunio de los empresarios mexicanos que le apuestan al triunfo de nuestra nación en todos los ámbitos, la corrupción en estados como el de Tamaulipas, parecen erradicables, no obstante la protesta constante y agónica de los sectores de la sociedad.

Y debido a las denuncias hechas a través de un medio público, como Milenio, la Contraloría Interna de esa entidad ordenó ya la investigación de la licitación pública de referencia, para que se llegue hasta sus últimas consecuencias de corroborarse la corrupción entre funcionarios públicos y particulares.

De acuerdo a documentos en poder del reportero, la empresa Vitro Fomento Industrial, -descalificada por el Centro de Investigación e Innovación Tecnológica del IPN (CIIT) por el dictamen de calidad de sus muestras- cuenta con amplia experiencia de más de veinte años como fabricante de placas y engomados, ha ganado muchas licitaciones en diferentes estados de la república mexicana.